Cargando...
Estás en:  Portada  >  Opinión  >  Artículo

Trump y la naturaleza efímera del odio

Por   /   Sábado, 28 | enero | 2017  /   1 comentario

Donald Trump continúa su violento acoso a México como neófito presidente de Estados Unidos. La última declaración fecha de hoy. Su medio de expresión, el de siempre. Twitter.

Twitter

Twitter

No es raro que Trump se erija como una personalidad en los medios de comunicación. El magnate estadounidense lleva haciéndolo toda su vida. No olvidemos que, desde la década de los 80, educa a los ciudadanos estadonunidenses. Para ellos, él es Donald Trump, su amigo, el que salía por su televisor todas las noches. ”Él no me va a engañar”, debe pensar el votante.

No se puede entender su victoria en las urnas sin tener en cuenta este fenómeno sociológico y comunicativo que, una vez más, evidencia las carencias culturales e históricas del pueblo estadounidense, que hoy día abraza el fascismo desde la inconsciencia y, sobre todo, desde la necesidad económica.

Tampoco extraña que Twitter sea el medio favorito del máximo mandatario estadounidense, pues ha resultado clave en su campaña. El valor de Twitter reside en la inmediatez, las vísceras y la concisión. Atributos que sirven también para perfilar la naturaleza de Donald Trump.

No es casual que, tan sólo una semana después de su nombramiento, el presidente no haya cesado de realizar acciones políticas tales como la salida del TPP, la inminente renegociación del TLCAN, o la reiteración de que el muro con México debe construirse de inmediato.

Dichas acciones, y las que están por venir, ejemplifican una necesidad intrínseca en su victoria y mandato: El fenómeno Trump tiene que dar resultados inmediatos para seguir existiendo, si no se convertirá en el político tradicional contra el que juró pelear.

La ejecución de sus planes se mueve en una doble vertiente: Por un lado, necesita demostrar lo antes posible que está aquí para lo que se le votó, desvelando su desconocimiento de los procesos y tiempos gubernamentales, pero confirmando a su electorado su promesa de político diferente. Por el otro lado, Trump trata de aparentar tranquilidad, cautela y amplitud de miras. “Tenemos ocho años por delante para seguir conversando”, afirmó el pasado 11 de enero en rueda de prensa, vaticinando su reelección dentro de cuatro años. El incisivo cineasta Michael Moore, se atrevió a confirmar las declaraciones hace tres días.

Esta doble intención en las acciones de Trump desvela que el presidente y su equipo de comunicación conocen a la perfección cuál debe ser su naturaleza intrínseca si no quiere derrumbarse ante su electorado. Les conviene empezar embistiendo y con entereza ante un posible freno en seco más adelante. Su equipo se cubre así las espaldas ante una posible negación de sus medidas de gobierno.

Sin ir más lejos, la salida de varios funcionarios del Departamento de Estado, que trabajaron tanto con Demócratas como con Republicanos durante años, hace escasos días podría servir para ejemplificar de manera nimia los contratiempos constantes que se encontrará el máximo mandatario de Estados Unidos. 

En definitiva, las acciones recientes, por su naturaleza precoz, carecen del valor suficiente como para sacar conclusiones. Pese a todo, cabe la esperanza de que la tolerancia al racismo y la xenofobia obedezca a una necesidad económica del pueblo americano que, si no se cumple pronto, puede desaparecer en cualquier momento.

Stanley G Payne, historiador e hispanista estadounidense, votante confeso de Trump, afirmó hace una semana: “He votado a Trump confiado en que si se pasa le destituirán”

Mientras tanto, ante la inmovilidad de México, la ambigüedad de Putin y China empezando a plantar cara, Trump continúa jugando sus cartas con la absoluta seguridad del que conoce su naturaleza. 

 

Sobre el autor

Autor y director de Teatro y Cine. Docente en CENTRO Universidad del Diseño (Ciudad de México) Soy graduado en Dirección Cinematográfica(Ciudad de la Luz) y Maestro en Escritura Cinematográfica(Transforming Art Institute) y Literatura( Escuela Contemporánea de Humanidades)

1 comentario

  1. Nora Cifuentes Alami dice:

    Me ha encantado este artículo. Efectivamente, se abraza el fascismo desde la incosnciencia. Es terrible esa tolerancia a dicho fascismo en pos de “las necesidades económicas”. Daños colaterales: “El fin justifica los medios”. En fin, ingenuos ignorantes dando alas a una calamidad…
    Excelente artículo.

     

Deja un comentario

  • Aquí se habla de…

  • Marcando el tiempo…

    mayo 2017
    L M X J V S D
    « feb    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  

  • Nos interesa tu opinión…

También te podría interesar...

Policía afgana

El eco de las explosiones terroristas

Abrir artículo →