Cargando...
Estás en:  Portada  >  Asia y Oceania  >  Artículo

Tailandia, el país de los perros callejeros

Por   /   Viernes, 29 | enero | 2016  /   1 comentario

Se trata de uno de los países con una mayor cantidad de perros callejeros en el mundo y suelen ser víctimas del tráfico de su carne.

Perros capturados y robados para traficar con su carne.

Perros capturados y robados para traficar con su carne.

Las cenizas de Tong Daeng, la mediática perra que provocó la detención de un joven que podría enfrentarse a más de treinta años de cárcel en Tailandia, han sido depositadas recientemente bajo un monumento de bronce que se levantó en su memoria en la ciudad de Hua Hin, a unos 200 kilómetros al suroeste de Bangkok. Otra pequeña parte de sus cenizas también se esparció frente al palacio real Klai Kangwon, situado cerca del monumento.

Frente a este trato privilegiado, la otra cara de la moneda es bien distinta, y es que no todos los perros tailandeses son venerados como Tong Daeng: ya solo en la capital, Bangkok, se estima que hay más de 300.000 perros callejeros que deambulan por sus calles en busca de comida. Suelen refugiarse en los alrededores de los templos, ya que a menudo reciben alimentos que los monjes les proporcionan. Sin embargo, las enfermedades como la rabia están generalizadas entre estos animales y es fácil que muerdan a los humanos, sobre todo si son farang –término tailandés que se usa para designar a las personas de origen Europeo o caucásicas–, ya que por lo general no saben cómo actuar ante esta situación. Asimismo, la compra-venta, el robo y la exportación de perros que son capturados y posteriormente asesinados para vender su carne es un negocio tan común en el país que incluso aquellos que se dedican a ello son personas conocidas. Su labor inicia adentrándose en los pueblos de toda Tailandia, en los que anuncian su llegada con megáfonos y capturan –e incluso roban– hasta 2.000 perros a la semana: si la mascota goza de buena salud se podrá canjear por más baht, por lo que no es suficiente con los desafortunados perros que deambulan por las calles. Las técnicas para llevar a cabo la matanza pueden llegar a ser extremadamente sádicas –son capturados a golpes, con lazos, electrocutados e incluso son desollados vivos porque se cree que el miedo ablanda su carne– y se transportan de cualquier forma, hacinados en jaulas y a menudo la falta de oxígeno consigue acabar con sus vidas horas antes de llegar a su fatídico destino. Como el consumo de carne de perro en Tailandia no es tan común como en otros países asiáticos, la mayor parte de la carne se exporta a Vietnam y a China a través de Laos.

355681

John y Gill Dalley, fundadores de Soi Dog Foundation

Soi Dog Foundation, creada por John y Gill Dalley, un matrimonio de pensionistas ingleses residentes en Phuket, es una organización que desde el año 2003 rescata a perros y gatos callejeros y les proporciona veterinarios voluntarios procedentes de todo el mundo. En 2014, el Parlamento tailandés aprobó su primera ley contra el maltrato animal, con multas que pueden llegar a los 20.000 baht (500 euros) y penas de cárcel de hasta un año para los agresores. Sin embargo, los fundadores de Soi Dog Foundation –literalmente, ‘‘fundación de los perros callejeros’’–, afirman que, a diferencia de otras leyes que velan por los derechos de los animales en todo el mundo, esta legislación no define con claridad qué se consideraría legal o ilegal . Y es que todavía queda mucho por hacer en un país donde no todos los animales callejeros tienen la misma suerte ni prestigio que Tong Daeng, la difunta mascota del rey Bhumibol.


Reportaje realizado por Soi Dog Foundation para mostrar las condiciones en las que viven los animales a los que rescatan y en qué consiste su labor. 

 

1 comentario

  1. María José Cardenete Cuenca dice:

    ¡Un artículo muy interesante, Sara!

     

Deja un comentario

También te podría interesar...

Fuente: AP

Derogan una ley que permitía bodas entre violadores y víctimas en el Líbano

Abrir artículo →