Cargando...
Estás en:  Portada  >  Asia y Oceania  >  Artículo

Siria se muere de hambre: Al Yarmuk, un cerco sin comida ni medicinas

Por   /   Jueves, 16 | enero | 2014  /   No hay comentarios

48 personas han muerto en el campo de refugiados palestinos en Damasco. Las disputas entre el régimen y los rebeldes impiden la entrada de ayuda humanitaria

Palestina manifestándose en Ramallah por los refugiados

Palestina manifestándose en Ramallah por los refugiados

En los últimos tres meses 48 personas han muerto de hambre o por falta de ayuda médica, según el director del Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, Rami Abderrahman.

El menú del campo de refugiados Al Yarmuk, situado al sur de la capital, deja mucho que desear. “Los residentes, entre los que hay menores de edad, llevan subsistiendo con una dieta de verduras podridas, hierbas, pasta de tomate en polvo, o comida de animales”, según el portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA), Christopher Gunness.

El agua y la electricidad también es un lujo. El suministro de agua es intermitente ya que sólo tienen el servicio cuatro horas cada tres días y hace más de un año que no tienen calefacción.

Esta situación ha obligado a que un grupo de imanes emita una fatwa, un edicto religioso, para que las personas que vivan en zonas cero puedan comer gatos, perros y burros.

Ante esta situación, las mujeres salen a la calle en busca de comida, desafiando así a los francotiradores. Esta forma de vida, en la que viven, son un ejemplo de las condiciones que se existen en zonas rebeldes cercadas por fuerzas gubernamentales. La UNRWA ha denunciado la necesidad de ayuda lo antes posible y ya se está negociando la entrada de seis camiones al campo.

Niños palestinos durante la manifestación en Ramallah

Niños palestinos durante la manifestación en Ramallah

Antes del comienzo del conflicto, a principios de 2011, unos 150.000 palestinos residían en el centro de refugiados Al Yarmuk. Hoy en día esa cifra es incalculable, muchos ya no están y otros se han marchado a un lugar más seguro. Pero, según el partido Fatah, quedarían unas 18.000 personas en su mayoría mujeres, niños y ancianos que no han podido escapar.

Y es que el gobierno sirio mantiene muy controlada la ayuda externa, ya que cada vez hay más rutas vedadas por los enfrentamientos armados y por el aumento de los secuestros a voluntarios.

 

Deja un comentario

También te podría interesar...

seísmo Taiwán

Taiwán, 10 días después del terremoto

Abrir artículo →