Cargando...
Estás en:  Portada  >  Opinión  >  Artículo

Si no quieren a las Farc en ningún lado ¿Cómo firmar la paz en Colombia?

Por   /   Jueves, 29 | enero | 2015  /   No hay comentarios

635579056107881959wEsta semana el presidente Juan Manuel Santos estuvo en Francia buscando apoyo para el llamado “posconflicto”, un término que se ha puesto de moda en Colombia en los últimos meses, a pesar de que después de dos años se ha llegado a acuerdos solo en tres de los seis puntos que contemplan los diálogos entre las Farc y el gobierno en La Habana.

Muchas han sido las polémicas en torno a esta primera mitad de las negociaciones en donde se ha conversado sobre desarrollo rural, participación política y narcotráfico.  La oposición, también conocida como Centro Democrático, o “uribismo” a secas en honor al expresidente Álvaro Uribe, tiembla solo de pensar que esos que secuestraron, mataron y sembraron terror durante más de 50 años vayan a sentarse a su lado en el Congreso, ese honorable recinto que tiene fauna no menos peligrosa que los guerrilleros: amigos de paramilitares, corruptos, homófobos, racistas, que cuestionan el derecho de las Farc a seguir por la vía política la lucha que no pudieron alcanzar por la vía armada y que en el camino fue corrompida por el narcotráfico y la sevicia de la guerra.

También ha sido amplía la discusión sobre tráfico de drogas, cómo explicarle a la comunidad internacional que los que llevaron toneladas de cocaína a sus países y crearon alianzas con los carteles mexicanos, no pagarán cárcel porque incurrieron en esta práctica como un “delito político para financiar su lucha”.

farcsEl último escándalo del proceso paz fue precisamente por una expresión que se le salió a Santos durante su visita a Francois Hollande, en donde uno de los temas fue cómo implantar la figura de gendarmería en Colombia, un tema que no tenía nada de espinoso, más de 100 países tienen esta figura en el mundo, ochos de ellos en Latinoamérica, pero un periodista le preguntó que si los desmovilizados de las Farc también iban a poder hacer parte de este cuerpo de seguridad, algo a lo que el mandatario contestó: “No lo hemos pensado, pero no lo descarto”.

¡Escándalo! ¡Horror! ¿Cómo se les ocurre pensar en que esos que atacaron a nuestras fuerzas armadas, que desplazaron a millones de campesinos, que se adueñaron de sus tierras a punta de masacres, puedan conformar una policía rural?, gritaron desde todos los sectores, sobre lo que apenas era un supuesto.

Sin embargo, este tipo de sobre reacciones dejan claro que no solo los políticos y también los colombianos esperan que se firme una paz, con justicia, con reparación, con reconciliación, pero sin garantías para reincorporar a la vida civil a esos siete mil hombres que se van a quedar sin nada que hacer cuando acabe la guerra. 

 

Sobre el autor

vaguilar44@alumno.uned.es'

Editora Internacional en Caracol Radio Bogotá, Colombia

Deja un comentario

  • Aquí se habla de…

  • Marcando el tiempo…

    junio 2018
    L M X J V S D
    « feb    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  

  • Nos interesa tu opinión…

También te podría interesar...

052-el-nacionalismo

Cómo triunfa el nacionalismo en la Europa del siglo XXI

Abrir artículo →