Cargando...
Estás en:  Portada  >  África  >  Artículo

Secuestrados en R.D. Congo un sacerdote católico y un técnico agrícola

Por   /   Miércoles, 24 | enero | 2018  /   No hay comentarios

El sacerdote congoleño de la Iglesia Católica Robert Masinda y un técnico agrícola fueron secuestrados en la diócesis de Butembo-Beni, en la parte oriental de la República Democrática del Congo, según dio a conocer hoy el papa Francisco al término de su audiencia general en la Plaza de San Pedro (Ciudad del Vaticano).

El papa Francisco saluda a los fieles durante su audiencia general de los miércoles. 24-01-2018. ALESSANDRO DI MEO (EFE)

Saludo del papa Francisco a los fieles durante su audiencia general de los miércoles. 24-01-2018. ALESSANDRO DI MEO (EFE).

El rapto, cuyas circunstancias aún están por aclarar, se produjo el pasado lunes 22 de enero en la granja “Nino Baglieri”, donde ambos llevaban a cabo un proyecto de capacitación para 100 familias sobre técnicas de cultivo y cría. Primeramente, fueron seis las personas secuestradas, el clérigo y otros cinco peritos,  si bien cuatro de ellas fueron encontradas a la mañana siguiente. Del sacerdote y su colaborador, en cambio, aún no hay rastro.

En su discurso de hoy, el pontífice pidió su liberación y señaló que “la Iglesia no quiere nada más que contribuir a la paz y al bien común de la sociedad”. Se sumó al ruego la Conferencia Episcopal Italiana en un comunicado emitido también hoy 24 de enero. En el mismo,  se apunta que “el secuestro del padre Robert Masinda y uno de sus colaboradores es sintomático del malestar que desde hace tiempo afecta a la República Democrática del Congo”.

La nota recuerda que es el sexto sacerdote secuestrado desde 2012 – tres fueron raptados en octubre de 2012 y dos en julio de 2017-, en un contexto, el del norte de Kivu, donde se señala, “la población civil exhausta es sometida cada día a todo tipo de hostigamiento por innumerables formaciones armadas”.

A dicho marco se añade “la muy delicada situación política nacional, marcada por la represión contra los católicos que, el 31 de diciembre pasado, protestaron, y continúan haciéndolo pacíficamente, contra aquellos en el país africano que impiden la celebración de elecciones”.

El papa Francisco ya mostró su preocupación por la situación que vive el país africano durante el rezo del Ángelus que pronunció el lunes 21 de enero en Lima, Perú, donde recaló tras visitar también Chile.

“Pido a los responsables, a las autoridades y a todos en este amado país que pongan su esfuerzo a fin de evitar toda forma de violencia y buscar soluciones a favor del bien común”, dijo entonces.

El mismo lunes, según informó la misión de Naciones Unidas en el país y recogió la agencia Efe, al menos cinco personas murieron en Kinshasa, la capital, por disparos de la policía, que dispersó a grupos de manifestantes que pedían la celebración de elecciones que pongan fin al mandato del presidente del país, Joseph Kabila.

Además, indicaron las mismas fuentes,  otras 68 personas resultaron heridas y 121 fueron arrestadas, en una jornada de protesta, convocada por la oposición y párrocos católicos, en la que las fuerzas de seguridad lanzaron gases para dispersar a los manifestantes. La portavoz de la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani, denunció también hoy estos ataques, que alcanzaron a su propio personal, según informó la delegación de Efe en Ginebra.

“Si se atreven incluso a atacar a la ONU… es muy preocupante pensar cómo tratan a los manifestantes”, manifestó, tal y como resume la agencia.

La portavoz agregó que “es probable que la cifra de víctimas aumente conforme vamos verificando la información que tenemos”, añade el reporte.

Se vive en el país desde los últimos dos años una escalada de represión. Nueve personas murieron y un centenar resultaron heridos por participar también en manifestaciones similares el pasado diciembre.

El Gobierno se comprometió con la oposición en diciembre de 2016 mediante el Acuerdo de San Silvestre a celebrar comicios antes de que finalizara 2017, pero se desmarcó del pacto el pasado octubre y anunció que las elecciones presidenciales, de las que saldrá el sustituto de Kabila, no se celebrarán el 23 de diciembre de 2018.

Ya los comicios, explica Efe en un teletipo, debieran haberse celebrado originalmente en diciembre de 2016, pero las autoridades congoleñas los retrasaron alegando deficiencias en el censo, decisión considerada por la oposición como una maniobra de Kabila para postergar su salida de la presidencia. Recuerda la agencia española, que Kabila, que se mantiene en el cargo desde la muerte de su padre, Laurent Kabila, en 2001, ya se ha presentado a dos elecciones y tiene prohibido por la Constitución optar a un tercer mandato. 

Según anota la agencia británica Reuters, alrededor del 40 por ciento de la población del Congo se identifica como católica. La Iglesia de Roma lleva a cabo en el país acciones a favor del hambre o la atención médica  y ha denunciado en varias ocasiones la violación de derechos humanos que se lleva a cabo en el país por parte del gobierno de Kabila. En unas declaraciones suministradas por Reuters a primeros de este año, el arzobispo de la capital congoleña de Kinshasa, Laurent Monsengwo Pasinya, ya calificaba la represión llevada a cabo por los militares en las protestas de “barbarie”. 

 

Sobre el autor

Periodista en prácticas en la Agencia Efe. Delegación de Roma.

Deja un comentario

  • Aquí se habla de…

  • Marcando el tiempo…

    septiembre 2018
    L M X J V S D
    « feb    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930

  • Nos interesa tu opinión…

También te podría interesar...

Madres desde la infancia. Fuente: Naciones Unidas.

África subsahariana registra el mayor número de embarazos adolescentes de los últimos años

Abrir artículo →