Cargando...
Estás en:  Portada  >  África  >  Artículo

República Democrática del Congo: país rico, gente hambrienta

Por   /   Lunes, 29 | enero | 2018  /   No hay comentarios

República Democrática del Congo es un país asentado sobre tierras fértiles y de una riqueza formidable y, sin embargo, sus habitantes dependen en gran medida de la ayuda de agencias humanitarias como Naciones Unidas, que ha alertado esta semana del riesgo de hambruna en la provincia de Kasai, en el centro del país.

Un niño que, como tantas otras personas, sufre desnutrición en la provincia de Kasai, en la República Democrática del Congo. Fuente: UNICEF

Un niño que, como tantas otras personas, sufre desnutrición en la provincia de Kasai, en la República Democrática del Congo. Fuente: UNICEF

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) han advertido que el tiempo para salvar cientos de miles de vidas en todo el territorio congoleño se agota y han instado a evitar la escasez generalizada de alimentos en Kasai. Esta región, escenario de un conflicto de brutalidad inusitada, alberga 3,2 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria grave, de las cuales solo 400.000 pudieron recibir asistencia el mes pasado, según datos de la ONU. La crisis en esta zona, junto con la que asola también Tanganica, engrosa el número de personas que se enfrentan a niveles de emergencia en República Democrática del Congo (RDC), cerca de 7,7 millones en total. Esta cifra supone un aumento del 30% desde 2016, según el último análisis de seguridad alimentaria publicado por la organización el pasado mes de agosto.

Situación en el mapa de la provincia de Kasai, en RDC. Fuente imagen: Google Maps

Situación en el mapa de la provincia de Kasai, en RDC. Fuente imagen: Google Maps

Los agricultores, que huyeron del conflicto, se han perdido tres temporadas consecutivas de siembra y, en consecuencia, la carestía de alimentos es hoy sustancial. Las cerca de 630.000 personas que han regresado a sus aldeas, ahora destrozadas, necesitan ayuda para volver a producir alimentos. “La agricultura es el único medio para ser productivos otra vez. No solo genera alimentos e ingresos para las familias, también recupera la esperanza, dignidad y autosuficiencia”, asegura Alexis Bonte, representante de FAO en RDC. El país atesora un vasto granero (el 52% de sus tierras son cultivables) pero, como sucede en otras naciones, no se explota en su totalidad debido a las guerras.

Infografía recogida en el 'situation report' que la FAO dedicó a República Democrática del Congo en Noviembre de 2017. Fuente: FAO

Infografía recogida en el ‘situation report’ que la FAO dedicó a República Democrática del Congo en Noviembre de 2017. Fuente: FAO

“La agricultura no solo genera alimentos e ingresos para las familias, también recupera la esperanza, la dignidad y la autosuficiencia”

“En el Congo no hay un problema de capacidad de producción, la tierra es fértil”, afirma Pablo Recalde, representante del PMA en República Democrática del Congo, en una entrevista concedida a Radio Nacional de España. “En el PMA compramos a pequeños productores locales alimentos que distribuimos allí mismo, creando un puente entre nuestras acciones y el desarrollo de su economía. Así, los pobres del Congo comen de los pobres del Congo”, explica. Este círculo virtuoso pretende que la ayuda humanitaria deje de ser imprescindible para la supervivencia de las gentes que, además, adquieren visión de futuro. La falta de alimento es la esencia de la violencia y “esta degenera en una pobreza mayor y en la imposibilidad de invertir en el desarrollo de las sociedades”, expone Recalde. 


Podcast de la entrevista a Pablo Recalde (PMA) en el programa “África hoy” de RNE 

La inseguridad alimentaria se dispara en una República Democrática del Congo asolada por los conflictos. Fuente vídeo: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

El Programa Mundial de Alimentos compra los alimentos que distribuye a pequeños agricultores de la región, fomentando su actividad para que algún día la asistencia internacional deje de ser necesaria

El cese de la violencia y el compromiso de un gobierno íntegro son indispensables para cambiar RDC, donde más de 4 millones de personas siguen desplazadas en su propio país. Casi millón y medio de personas abandonaron sus hogares en Kasai tras una insurrección en junio de 2016 y la dura represión de las fuerzas estatales. La violencia ha constituido un mal interno constante en República Democrática del Congo desde su independencia en los años sesenta. Los conflictos armados y las dictaduras han escrito su historia reciente, sin dejar espacio para la estabilidad de la que podría gozar un país con profusos depósitos de oro, diamantes, uranio, coltán o petróleo.

 

Sobre el autor

Periodista permanentemente en prácticas. Hablo mucho. Aquí, sobre África.

Deja un comentario

También te podría interesar...

Madres desde la infancia. Fuente: Naciones Unidas.

África subsahariana registra el mayor número de embarazos adolescentes de los últimos años

Abrir artículo →