Cargando...
Estás en:  Portada  >  Europa  >  Artículo

¿Redibujará la islamofobia las fronteras en Europa?

Por   /   Domingo, 25 | enero | 2015  /   No hay comentarios

Desde el ataque terrorista al semanario satírico Charlie Hebdo en París y los subsecuentes episodios de violencia motivada por cuestiones religiosas en Francia, parece haberse hecho más notable en varios países de Europa un sentimiento, alimentado por la crisis económica, de aversión hacia los inmigrantes y, en concreto, hacia los musulmanes.

En diciembre, un pirómano prendió fuego a una mezquita en Eskilstuna (Suecia). Fuente: AP.

Según advierten expertos y recogen diferentes medios internacionales, una ola de islamofobia amenaza con extenderse por el continente, encauzada por movimientos políticos que enarbolan la intolerancia como bandera.

El movimiento de los Europeos Patrióticos contra la Islamización de Occidente (Pegida, por su sigla en alemán), cuyo líder dimitió la semana pasada por una polémica fotografía en la que aparece caracterizado como el dictador Adolf Hitler, ha centrado recientemente la atención de los medios. Pero Pegida realizaba protestas ya el año pasado, cuando mes a mes atraía a miles de personas a manifestarse contra las políticas de asilo e inmigración del gobierno de Angela Merkel. ¿Sus argumentos? Dichas políticas conducen a una ”islamización” de Alemania.

La ola de islamofobia ha afectado directamente a los musulmanes residentes en el país germano, el cinco por ciento de 80 millones de habitantes, que se han convertido en objetivo de ataques islamófobos, desde actos vandálicos a las mezquitas hasta ofensas a mujeres con velo, según reportó Deutsche Welle. 

En Francia, los trágicos sucesos de Charlie Hebdo han servido de combustible para el populista Frente Nacional, cuya líder, Marine Le Pen, escribió en el New York Times que la inmigración “exacerba” el desempleo masivo y los musulmanes en concreto “necesitan hacer clara la distinción entre el terrorismo islámico y su fe”.

https://www.youtube.com/watch?v=HsnljuVu1fg

Y en la vecina y multicultural Holanda, la voz de Geert Wilders, líder del Partido de la Libertad, también ha elevado su tono a raíz de la masacre parisiense con el objetivo de ganar peso político en las próximas elecciones, donde según Reuters sus tesis en contra de la inmigración y el Islam gozarían de un 25% de intención de voto.

Son diferentes naciones y diferentes líderes políticos, pero con una idea en común: la de restringir las políticas de inmigración bajo argumentos populistas que apelan a sentimientos de miedo y rechazo, a etiquetar inmigrantes “buenos” e inmigrantes “malos”. A discriminar quién puede ser legal y quién no, a limitar el concepto de asilo político a un mero número. Por todo ello, también parecen tener en común la indiferencia hacia conflictos que ocurren más allá de sus fronteras y trascienden el dilema de la gestión de las mismas

No en vano, la inmigración es un fenómeno tan amplio que refleja el drama de 50 millones de personas en todo el mundo que huyen de sus países natales, hostigadas por el hambre o la guerra, para refugiarse en otros territorios.

Mientras el continente se enfrenta a una evitable ola de intolerancia, en el mar, a la deriva, cientos de personas cada mes no pueden evitar enfrentarse a las olas reales que azotan esos cargueros en los que, abandonados entre la desesperación y la esperanza, esperan llegar a las puertas de una vida mejor. Pero quizás, al llegar, el futuro no brille tanto.

 

Sobre el autor

nquintani5@alumno.uned.es'

Graduada en Periodismo por la Universitat de València (2014). Durante la carrera, aprendió en el Ayuntamiento de Valencia y en las delegaciones valencianas de la Agencia EFE y el periódico El Mundo. Hoy trabaja como becaria en la corresponsalía de la Agencia EFE en Miami (EEUU) y es estudiante del Máster en Periodismo Internacional UNED-Agencia EFE.

Deja un comentario

También te podría interesar...

luis-guindos-1-1014x553

El Parlamento Europeo descarta a De Guindos y apuesta por el candidato irlandés para el BCE

Abrir artículo →