Cargando...
Estás en:  Portada  >  África  >  Artículo

¿Por qué Francia interviene en la República Centroafricana?

Por   /   Martes, 10 | diciembre | 2013  /   No hay comentarios

El conflicto armado que vive el país desde el pasado mes de marzo, y que ha costado por el momento la vida de 400 personas, se abre a una nueva etapa con la intervención militar de su antigua potencia colonizadora.

brice Blondel flickrDesde el corazón del continente negro, un país vuelve a ser noticia internacional debido a la tragedia. La República Centroafricana lleva años viviendo una inestabilidad política que parece haber explotado el pasado mes de marzo y traído consigo violentos enfrentamientos. El escenario de guerra civil es evidente: grupos combatientes no dispuestos a ceder en su lucha, alrededor de 400 muertos, el empleo de niños soldados, más de 400.000 personas desplazadas según datos de Amnistía Internacional, y la peligrosa división religiosa que hace temer un escenario aún peor.

El pasado 24 de marzo el grupo miliciano Seleka, liderado por Michel Djotodia, se hizo con el poder del país tras derrocar al antiguo mandatario, Francois Bozizé, quien subió al poder en 2003 a través de un golpe de Estado. Este hecho que vino precedido por revueltas en el noroeste del país y la intervención militar de Chad y el contingente francés y de Naciones Unidas de BINUCA (Misión de Construcción de Paz de Naciones Unidas para la República Centroafricana); ha traído consigo continuos enfrentamientos entre las milicias de Seleka y los partidarios de Bozizé hasta la actualidad. La situación humanitaria en este escenario de guerra es insostenible según denuncian varias ONG y podría ser aún peor debido a la fomentada división religiosa entre musulmanes (algunos de los partidarios de Djotodia)  y cristianos.

Regionalmente, la Comunidad Económica de Estados Centroafricanos (CEEAC) ha reconocido a Djotodia como presidente centroafricano pero se le insta a celebrar unas elecciones democráticas en un plazo de 18 meses y a desarmar a las milicias y grupos armados ilegales que operan en el país.

Sin embargo, internacionalmente, quien ha marcado a la República Centroafricana como punto en la agenda mundial ha sido su antigua potencia colonizadora, Francia. Si bien es cierto que desde Naciones Unidas dos tipos de misiones (BINUCA y MISCA) se han puesto en marcha en la zona con el objetivo de estabilizarla, fomentar el diálogo entre las partes y proteger a la población civil, Francia ha sido el país que a nivel individual ha mandado más de 1.600 efectivos a la capital centroafricana, Bangui, y estaba a la espera del visto bueno de Naciones Unidas para ampliar aún más ese número y extender así su operación militar, algo que ocurrió el pasado jueves cuando el Consejo de Seguridad de la ONU daba luz verde a la misión militar internacional.

El presidente galo, François Hollande, no ha tardado en señalar que los objetivos de las tropas francesas en la República Centroafricana son desarmar a las milicias y formar, encuadrar y equipar en los próximos años a 20.000 soldados del propio país intervenido. Esta sería la segunda operación militar gala en el continente africano después de la iniciada en Malí el pasado mes de enero y donde aún mantiene 3.000 soldados.

Lo que tapa el velo humanitario

François_Hollande_-_Journées_de_Nantes_(2)Sin restar importancia al factor humanitario, de vital importancia para la República Centroafricana en la actualidad, hay otros factores que entran en juego en esta intervención francesa y que posiblemente no han quedado muy patentes. Así, profundizando un poco en el subsuelo centroafricano se puede observar una riqueza mineral excepcional de petróleo, diamantes, oro y uranio. Esto es bien conocido por la expotencia colonizadora quien tiene grandes empresas privadas emplazadas en territorio centroafricano como es Areva, dedicada a la energía nuclear, entre otras.

Una situación de inestabilidad en uno de los países donde las empresas privadas francesas tienen grandes negocios hace peligrar sin duda la continuación de éstos y los intereses de muchos. “En muchos países que antes componían su patio trasero, Francia no tiene la mano en el campo económico y en el campo de la extracción de los recursos minerales y energéticos. Las nuevas élites africanas no dudan en jugar la competencia entre las grandes potencias y los países emergentes. De ahí el deseo de París para reposicionarse en una nueva configuración geopolítica a través de la participación militar directa en los conflictos locales “, dice el antropólogo Benedict Hazard, especialista en el Este de África en declaraciones recogidas por el magazine francés L’Humanité.fr.

 

Páginas: 1 2

Deja un comentario

  • Aquí se habla de…

  • Marcando el tiempo…

    julio 2017
    L M X J V S D
    « feb    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  

  • Nos interesa tu opinión…

También te podría interesar...

15757970712_81c2b50d91_b

La BBC anuncia la tercera edición del Premio Komla Dumor de Periodismo

Abrir artículo →