Cargando...
Estás en:  Portada  >  Asia y Oceania  >  Artículo

Nueva escalada de violencia en Yemen

Por   /   Martes, 20 | enero | 2015  /   1 comentario

Enfrentamientos entre la guardia presidencial y rebeldes Huthi, este lunes en Saná, Yemen. / STRINGER (EFE) Fuente: elpaiis.com

Enfrentamientos entre la guardia presidencial y rebeldes Huthi, este lunes en Saná, Yemen. / STRINGER (EFE) / Fuente: elpais.com

Saná, la capital yemenita, amaneció convulsionada este lunes a raíz de un cruce de fuego entre fuerzas oficiales y rebeldes hutís. Éstos tienen bajo su control buena parte de la ciudad, además de los medios de comunicación estatales. Luego de una jornada de artillería cruzada, ambos bandos acordaron un alto el fuego alrededor de las 4.30 pm (hora local) según reportó Saba, la agencia oficial de noticias de Yemen. Los ataques, que fueron considerados por el gobierno como un intento de golpe de estado, se insertan en una serie de disputas que, si bien datan de hace una década, tienen raíces milenarias.

A pesar del cese del fuego, los rebeldes rodearon al final de la jornada la residencia del primer ministro, que había escapado momentos antes.

El clima de tensión en Saná fue en ascenso desde que el sábado los hutís secuestraron al jefe de gabinete del Presidente Abd Rabbuh Mansur al-Hadi. El desencadenante de esta escalada de violencia fue el desacuerdo con un borrador de constitución que propone una división federal del territorio en seis regiones. Tanto para los hutís (que dominan en el norte del país) como para los secesionistas del sur de Yemen, la adopción de esta propuesta de carta magna es inadmisible. En su lugar pretenden una división del país en dos regiones, norte y sur, ya existente en el pasado. A través del secuestro del jefe de gabinete, los hutís esperaban ejercer presión para disuadir la adopción del proyecto de constitución. El gobierno de al-Hadi se ve entre la espada y la pared, con el apoyo de occidente y los países del Golfo, aunque sin demasiado sostén fronteras dentro. 

Detrás del cruce de artillería también se encuentra el expresidente Alí Abdalá Saleh, que tuvo el mando de su país de 1978 hasta 2012. Luego del inicio de las revueltas que reclamaban su dimisión en 2011, entregó el gobierno a al-Hadi, en ese entonces vicepresidente. Al año siguiente se organizaron las primeras elecciones del Yemen contemporáneo: Al-Hadi fue el único candidato que se presentó a las urnas. Recibió el apoyo tanto del Congreso General del Pueblo (el partido de Saleh), como el de la principal coalición opositora. Con el devenir del tiempo, el avance de los hutís desde el norte y el crecimiento de Al Qaeda en la Península Arábica (AQPA), que tiene su bastión al sur del país, al-Hadi perdió progresivamente la gobernabilidad de su país. Se piensa que Saleh puede estar aprovechando la debilidad institucional para volver a gobernar.

Hussein Badreddin al-Houthi, líder espiritual de los hutís.

Hussein Badreddin al-Houthi, líder espiritual de los hutís.

Los hutís, musulmanes chiítas que adscriben a la parcialidad zaidí, son mayoría en las regiones del norte del país. En septiembre se desplazaron hacia el sur y tomaron la capital para intentar derrocar al gobierno de al-Hadi, aunque fue pactada una tregua en miras a la adopción de un gobierno de unidad nacional que tuviera en cuenta las reivindicaciones de cada grupo. La mayoría de la ciudad continuó desde entonces bajo ocupación rebelde. Los zaidíes, que conforman un tercio de la población total de Yemen, gobernaron el norte del país durante casi un milenio hasta 1962. Los hutís toman su nombre del líder espiritual Hussein Badreddin al-Houthi, que inició una revuelta en 2004 para evitar perder las raíces zaidíes de su región ante la hegemonía sunita de las últimas décadas. Al-Houti fue asesinado por fuerzas oficiales en 2004. Su grupo cuenta con el apoyo financiero, militar y logístico de Irán, país que sostiene igualmente el chiismo. En el bando contrario no sólo está el gobierno sino también los secesionistas del sur, en su mayoría sunitas, así como con AQPA, que recibe ayuda desde Arabia Saudita.

https://www.youtube.com/watch?v=5rxxtSS3Bis

Estos enfrentamientos surgen días después de que AQPA se adjudicó la responsabilidad de los actos terroristas de París. La base de Al Qaeda en la región se encuentra en Yemen. La organización terrorista encuentra en este país terreno fértil, debido al escaso poder del gobierno, a la pobreza que azota a la población del país  y a la situación de inestabilidad de las instituciones en el área. 

 

Sobre el autor

Juan Ignacio nació en Montevideo, el 08/08/1988. Es Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la Universidad de la República (Uruguay), donde se desempeña actualmente como docente colaborador honorario de redacción periodística. Apasionado de la multiculturalidad, de las lenguas y de la diversidad de este Mundo, se interesa especialmente por los asuntos internacionales, la francofonía en las Américas y las noticias curiosas.

1 comentario

  1. […] Ante la presión de los rebeldes hutís que tomaron Saná, la capital de Yemen, tanto el presidente Abd Rabbuh Mansur al-Hadi como su primer ministro Khaled Bahah y su gabinete renunciaron a sus cargos luego de los enfrentamientos armados del lunes 19 de enero, que se llevaron la vida de al menos 18 personas. Los hutís, a pesar de haber pactado un alto el fuego con fuerzas oficiales, continuaron rodeando las sedes de las instituciones de gobierno. […]

     

Deja un comentario

También te podría interesar...

seísmo Taiwán

Taiwán, 10 días después del terremoto

Abrir artículo →