Cargando...
Estás en:  Portada  >  Asia y Oceania  >  Artículo

Narendra Modi, el amigo de EE.UU.

Por   /   Viernes, 27 | enero | 2017  /   2 comentarios

Ni Vladimir Putin ni Benjamin Netanyahu. El mejor amigo de los Estados Unidos de Donald Trump es el primer ministro de la India, Narendra Modi. Al menos así define al mandatario asiático el comunicado oficial emitido el pasado martes por la Casa Blanca acerca de la conversación telefónica que ambos líderes mantuvieron y que fue su primer contacto oficial, ya con el republicano ejerciendo plenamente sus funciones. “[El presidente Trump] enfatizó que los EE. UU. consideran a la India un verdadero socio en afrontar los desafíos mundiales”, reza la nota emitida por la oficina presidencial americana.

El primer ministro indio, Narendra Modi, se despide de Obama en su visita a EE. UU. a comienzos de 2015

El primer ministro indio, Narendra Modi, se despide de Obama en su visita a EE. UU. a comienzos de 2015

Durante su conferencia, Trump y Modi “hablaron sobre oportunidades para fortalecer los lazos de unión entre los Estados Unidos y la India en áreas destacadas como economía y defensa”. Sobre este punto, el comunicado de la Casa Blanca afirma que los dos mandatarios trataron el asunto de la seguridad en Asia Central y Meridional, y que ambos acordaron mantenerse “hombro con hombro en la lucha global contra el terrorismo”. Finalmente, el presidente norteamericano invitó a su homólogo indio a visitar Washington a lo largo del presente año.

Lo cierto es que el líder hindú es ya un huésped habitual en Estados Unidos. Desde que fuese elegido primer ministro, en 2014, Modi ha viajado hasta en cuatro ocasiones al país americano, y sus visitas oficiales han sido de las más comentadas por la opinión pública estadounidense, ya que fue invitado a una sesión plenaria en el Congreso e incluso pronunció un discurso ante veinte mil personas en el popular Madison Square Garden de Nueva York. Cabe añadir igualmente que, a lo largo de la presidencia de Barack Obama, Modi tuvo un total de siete encuentros con el exmandatario.

Motivos para una amistad sólida

La llegada de Trump a la presidencia de EE. UU. no ha provocado sino un aumento del interés de Modi por reforzar su acercamiento con esta nación. La India es el segundo país con mayor número de habitantes del planeta y una potencia nuclear en auge, pero su posición geopolítica está amenazada desde diferentes frentes. El primero y más importante foco de tensión para Nueva Delhi se llama Pakistán. La histórica pugna de la soberanía sobre Cachemira y la carrera armamentística con su vecino son dos cuestiones de Estado para Nueva Delhi. A pesar de la conversación entre Trump y el presidente paquistaní Nawaz Sharif del pasado 30 de noviembre, al sur del Ganges se espera que la dura postura del nuevo equipo de Gobierno contra el terrorismo islámico -según Delhi, apoyado desde Islamabad- ayude a inclinar la balanza del lado del Indostán.

Modi y el líder paquistaní, Nawaz Sharif, se saludan durante la visita del segundo a Nueva Delhi, en 2014

Modi y el líder paquistaní, Nawaz Sharif, se saludan durante la visita del segundo a Nueva Delhi, en 2014

En segundo lugar, la India necesita que se materialice el tono beligerante de Trump contra China, especialmente cuando esta ha evidenciado sus ansias expansionistas por las aguas del Sudeste del continente. Si Washington y Pekín iniciasen una confrontación -bélica o de paz armada-, Nueva Delhi podría aprovechar la inoperancia china para incrementar su papel protagonista en Asia. Por un lado, aliándose con Japón -rival tradicional del país de la Gran Muralla- y, por otro, aprovechando su flujo comercial con Estados Unidos: más de 100.000 millones de dólares en mercancías. Así, los norteamericanos se garantizarían un socio con quien debilitar a Xi Jingping.

Además, Nueva Delhi quiere entrar en el NSG, el grupo de potencias nucleares que controla el intercambio de combustible y tecnología para producir este tipo de energía, y necesita de un aliado como Estados Unidos para superar el bloqueo impuesto por Pekín a su ingreso.

Por último, al acercamiento con la India ayudaría también el presunto deshielo de las relaciones estadounidenses con Rusia. El Kremlin es un socio de largo recorrido del país indio, por lo que, si Trump y Putin iniciasen conversaciones formales de amistad, es más que probable que Modi sacaría partido de la situación.

Los trabajadores indios en América, a examen

No todo son buenos augurios para una colaboración productiva entre ambos países. Donald Trump aseguró en campaña que acabaría con los trabajadores con visado H-1B, un permiso que habilita a operarios extranjeros a completar su formación profesional en empresas estadounidenses, ya que, en su opinión, el sistema es explotado para contratar mano de obra más barata. De cumplirse las promesas del nuevo presidente, la India perdería un potencial contingente de obreros altamente cualificados, especialmente en el competitivo sector tecnológico. Las firmas norteamericanas sitas en Sillicon Valley ya han expresado su oposición a los planes del magnate, que podrían suponer un obstáculo en su nueva amistad con Narendra Modi.

 

 

Sobre el autor

Periodista. Cursando el Máster en Periodismo Transmedia UNED-Agencia EFE. Antes he trabajado en Heraldo de Aragón y heraldo.es.

2 comentarios

  1. Periodismo Multimedia de Agencia dice:

    Excelente, para no variar. Enhorabuena

     
  2. jbernardez@us.es' JBF dice:

    Interesante artículo que pone el foco de atención en una zona estratégica y geopolíticamente poco conocida. El autor se ve que está al día de lo que acontece en esa compleja zona.

     

Deja un comentario

  • Aquí se habla de…

  • Marcando el tiempo…

    junio 2017
    L M X J V S D
    « feb    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  

  • Nos interesa tu opinión…

También te podría interesar...

Fuente: AP

Derogan una ley que permitía bodas entre violadores y víctimas en el Líbano

Abrir artículo →