Cargando...
Estás en:  Portada  >  Oriente Medio  >  Artículo

Yo, tú no, él sí. Nosotros, los refugiados

Por   /   Martes, 10 | febrero | 2015  /   No hay comentarios

El día amanecía gris, frío y encapotado y no parecía que fuese a mejorar. A medida que avanzábamos kilómetros en el autobús que nos adentraba más en el este de Berlín, el viento corría a la par. Bajamos en la última parada. Salvador Allende Strasse, en el barrio oriental de Köpenick, el antiguo presidente socialista chileno acoge entre su entramado urbano a 700 refugiados.

Callejeando apareció la Container City, que con sus diversos colores “alegraba” el paisaje del lugar. En una de las ventanas dos refugiados nos saludaron con una sonrisa en la cara. Nos indicaron cómo llegar a la puerta de entrada. Ahí la seguridad germana nos informó que hasta las 16.00 horas – Jornada de Puertas Abiertas- no se permitía acceso a prensa. Eran las 13.00.

Al chico de la ventana no le pareció bien que no nos dejasen entrar cuando él había dado permiso. “Nein (No). Bis 16.00 Uhr (hasta las 16.00)”, aseveraron de nuevo los guardias de seguridad alemanes. Al chico le dio igual, salió en sudadera al frío de la calle a contarnos su experiencia. Su nombre Ali Aebdunlkreem, 32 años originario de Dumar, Siria. “Llevo dos meses en Alemania, en los containers sólo 3 días. Antes estuve en Spandau (barrio occidental de Berlín)” -¿Y estás contento en Alemania?- “Sí, mucho. Puedo salir y dar un paseo. Estoy seguro y tranquilo”. Así comenzaba Ali su relato, feliz de poder llegar vivo a Europa pero triste por dejar a su familia en Turquía, en dónde las condiciones distan mucho de las del viejo continente.

Nader, el compañero de habitación de Ali, llegó al final de la entrevista. Alto, delgado y demacrado por las duras experiencias vividas en su país, aterrizó en tierras germanas hace ya seis meses. Su viaje no fue nada fácil: de Siria a Italia, de Italia a Francia y de ahí a Alemania. “Fue muy duro. Viajamos en barco de Siria a Italia. En menos de cuatro horas, murieron a mi lado dos personas. Todo por huir de nuestro país”. Un país que continúa envuelto en una guerra civil desde 2011 que parece no tener fin.

Nader, que no quiere que ser filmado, cuenta que en su país es imposible vivir: “bombas, bombas siempre, por todas partes”. Le pregunto si se siente seguro en Berlín después de las manifestaciones del grupo islamófobo PEGIDA, que tienen lugar todos los lunes en Dresde y en otras ciudades como Leipzig, Düsseldorf y Berlín, responde: “¿Sabes quién es Daesh?(Estado Islámico en Árabe), ¿Daesh?. Yo conviví con ellos. Muy peligrosos. Vi como decapitaban a unas personas que pasaban por delante por sólo haberlos mirado. Las llamaron, se acercaron y luego, fin”. La pregunta sobre los antiislámicos alemanes quedó respondida. Nader continúa: “y los vi, a ellos también. Eur­opeos jóvenes luchando a su lado ¡y mujeres!. No lo entiendo. ¿Por qué van los europeos a combatir con Daesh?”.

Ali y Nader pertenecen al Programa de Acogida de Refugiados Sirios del Ministerio del Interior de Alemania. En una nueva orden emitida el 18.07.2014 el gobierno alemán se compromete a acoger a 20.000 refugiados sirios que serán trasladados a las diferentes comunidades autónomas (Bundesländer) debido a la situación de emergencia a la que está sometido el país. Será acogido todo sirio procedente de Siria al igual que los que estén refugiados en países cercanos como Libia o Egipto. Además la canciller Angela Merkel también ha optado por acoger a los iraquíes, debido a la creciente expansión de Estado Islámico en la zona.

Bis 16.00 Uhr

A las 16.00 de la tarde se abrían las puertas del barrio II de Salvador Allende en la Alfred Randt Strasse. 400 de los 2.400 refugiados que se encuentran en régimen de asilo en Berlín comenzaron a trasladarse antes de Navidad a los 346 containers que conforman este conglomerado. Entre ellos se encuentran Ali y Nader. El ayuntamiento de Berlín aporta 43 millones de Euros para la construcción de otras cinco Ciudades Containers en la capital germana, así lo confirmó Mario Czaja, senador de Salud y Asunto Sociales (CDU) el pasado mes de Octubre de 2014. Mapa: Berliner Zeitung/Rita Böttcher

Esta acción provocó el descontento de muchos berlineses y un creciente rechazo traducido en forma de manifestaciones en los meses de noviembre y diciembre y en comentarios como los de una vecina que estaba esperando a entrar: “Hay aquí una guardería, una escuela y una residencia de ancianos. Y ellos aquí… Lo que pasa es que los alemanes parece que tenemos que cargar con la culpa del pasado y ser la casa de bienvenida de todos. ¿Y nosotros qué?, ¡También somos pobres!”. Su acompañante, con la misma indignación, añadía: “Lo disfrazan de guerra”. Miradas. Nadie articula palabra. En la entrada fueron invitados a abandonar el recinto porque su discurso no cesaba.

 

Páginas: 1 2

Sobre el autor

Periodista y fotógrafa

Periodista y fotógrafa afincada en Berlín desde 2012. He trabajado en prensa, radio, cine y televisión pero mi punto débil siempre será la radio. Me encanta escribir tanto en letra como en imágenes y presentarme a concursos. Oriente Próximo ha robado mi atención y captado mi interés antes de que yo pueda recordarlo. Desde que vivo en Alemania me interesa la política del país, sobre todo relacionada con la UE.

Deja un comentario

También te podría interesar...

Un helicóptero de las fuerzas militares egipcias durante la ofensiva en la península del Sinaí

Egipto emprende una gran ofensiva antiterrorista en la península del Sinaí

Abrir artículo →