Cargando...
Estás en:  Portada  >  América  >  Artículo

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en México continúan la búsqueda

Por   /   Sábado, 24 | enero | 2015  /   No hay comentarios

Han pasado cuatro meses desde la noche del 26 de septiembre, cuando 43 normalistas –estudiantes de magisterio– desaparecieron en Iguala, en mitad de unos hechos violentos de represión promovidos por el alcalde de la localidad, que además acabaron con la vida de seis personas. Las autoridades dan por fallecidos a los jóvenes de la Normal rural de Ayotzinapa (estado de Guerrero), pero sus padres continúan su búsqueda.

Padres normalistas

Familiares de los estudiantes a las puertas del Senado mexicano / Isabel Reviejo

De manera incansable, los familiares siguen sosteniendo firmemente grandes carteles en los que aparecen los rostros de sus hijos. Exigen su aparición, acusan las “mentiras” del Gobierno y piden nuevas líneas para una investigación que apenas avanza. Mientras, las muestras de solidaridad se suceden en todo el país.

A principios de noviembre, miembros del grupo criminal Guerreros Unidos confesaron que, después de que la policía les entregara a los estudiantes, se los llevaron a un basurero del municipio de Cocula, donde los asesinaron y calcinaron.

Aunque esta es la versión que ofreció la Procuraduría General de la República (PGR, la fiscalía mexicana), los padres se resisten a aceptar la historia, desconfiando de los vacíos que, según ellos, revela la narración, y defendiendo que aún hoy reciben informaciones anónimas que señalan que no están muertos.

De hecho, su grito sigue siendo, todavía, el “vivos los llevaron, vivos los queremos”, y por eso continúan movilizándose con protestas y actos reivindicativos, tanto en la capital como en su estado. A la espera de los resultados forenses, organizan grupos de “búsqueda ciudadana”, al considerar insuficientes los esfuerzos de las autoridades. Y reiteran una y otra vez que en Guerrero no se deberían celebrar los comicios planeados para el próximo junio, ya que no existen las circunstancias apropiadas para ello.

En las últimas semanas ha cobrado fuerza una petición que llevan demandando desde hace tiempo: que abran para ellos las puertas de los cuarteles militares. Los familiares piensan que el Ejército fue cómplice en los hechos de septiembre; una teoría que no ha sido investigada por la fiscalía.

Tras una reunión en la PGR a la que asistieron, entre otros funcionarios, el titular de la institución, Jesús Murillo Karam, y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, los padres dijeron que el Gobierno había accedido a que ejercieran la búsqueda en dichos recintos. Más tarde, Osorio especificó que solo se podría hacer en el de Iguala, por lo que los familiares denunciaron la “ambigüedad” de las palabras del Ejecutivo.

https://www.youtube.com/watch?v=apgqXDij82g

Alexander Mora es el único nombre que se ha tachado de la lista de 43 desaparecidos. Esto es porque, a través de una prueba de ADN, se comprobó que sus restos estaban en unas bolsas de basura que fueron tiradas al río por los criminales, y en las que presuntamente se encontraban las cenizas de los estudiantes. Los forenses austriacos que realizaron las pruebas explicaron hace pocos días que tendrán que cambiar de metodología, porque debido al calor extremo que sufrieron los cuerpos, no pueden extraer más resultados. Las nuevas conclusiones, estiman estos profesionales, podrían tardar unos tres meses.

Fragmento de mural de Amnistía Internacional con los rostros de los desaparecidos

Fragmento de mural de Amnistía Internacional con los rostros de los desaparecidos / Isabel Reviejo

La identificación se produjo hace mes y medio, pero los restos mortales de Mora no han sido entregados a su familia, por lo que padres, maestros y estudiantes de la normal se encuentran estos días manifestándose para que esto se produzca de forma de inmediato. Asimismo, se ha organizado otra gran manifestación en la capital mexicana que comenzará en cuatro puntos diferentes de la ciudad, para acabar convergiendo, como es habitual, en el Zócalo.

Una de las preocupaciones de los padres es que el caso caiga en el olvido y que el Gobierno triunfe en su intento de “darle carpetazo al asunto”, según sus palabras. Han tenido que escuchar el llamamiento a “superar” el dolor del presidente de México, Enrique Peña Nieto. También las acusaciones del secretario de Marina, Vidal Francisco Soberón, quien afirmó que los padres estaban siendo “manipulados” por otras personas que solo pretenden conseguir sus “objetivos individuales”. Tanto las unas como las otras fueron palabras que los familiares criticaron con dureza.

Y pese a todo, aseguran que continuarán con su búsqueda “hasta las últimas consecuencias”. A su paso, los mexicanos siguen coreando un lema que les ha acompañado desde el inicio: “No están solos”.

 

Deja un comentario

También te podría interesar...

accidente_caravana_maruichuy_bcs_0

La candidata presidencial indígena de México sufre un accidente de tráfico

Abrir artículo →