Cargando...
Estás en:  Portada  >  África  >  Artículo

Las fuerzas internacionales, testigos de la guerra sectaria en la República Centroafricana

Por   /   Domingo, 8 | diciembre | 2013  /   No hay comentarios

El recrudecimiento del conflicto ha obligado a la ONU a permitir la intervención de ejércitos de paz

Fuente: ccarto.com

Fuente: ccarto.com

Las luchas entre el recién depuesto presidente, François Bozizé, y el nuevo, Michel Djotodia, llevan vivas desde el golpe de Estado del primero en el 2003. Sin embargo a finales del 2012 se recrudeció la violencia y los 20 mil milicianos habian desestabilizado el poder del anterior presidente. Una vez depuesto Bozizé el descontrol es total y el conflicto se ha tornado en un conflicto sectario entre musulmanes y cristianos que ha obligado a la Unión Africana y a Francia a intervenir.

No podemos olvidar el cariz religioso que ha tomado la contienda, cada vez más parecida a una guerra civil, y que concentra ahora la mayoría de los asesinatos, extendiéndose la violencia a la parte civil. Pero si hay un punto de consenso en torno al estallido de la guerra, ese es François Bozizé y los diamantes.

Bozizé llegó al poder tras un golpe de Estado en 2003. Desde entonces suprimió tanto la Constitución como el Parlamento, y fue acusado en las elecciones de 2005 de fraude electoral. Desde el 2007 llegó a acuerdos con los numerosos grupos armados que dieron, desde su toma de poder, vida a la Central African Republic Bush War, o Guerra de la Maleza. Esos tratados de paz prometían pagos y perdón a los milicianos sublevados para su desarme, liberación de presos políticos y la integración de los combatientes en el ejército.

Al Gobierno acusado de fraude y corrupción se le sumó posteriormente las denuncias de incumplimiento de dichos tratados, en acciones como la no liberación de los presos o, incluso, la captura y ejecución del negociador de las milicias, Charles Massi. Lo único que habían conseguido los tratados de paz era dividir y retrasar la solución.

En 2011 se reanudó la lucha por el control de las minas de diamantes, que financiarían a los rebeldes hasta ahora. Un nuevo cese de hostilidades de corta duración bajó la intensidad del conflicto pero no lo aplacó.

De la coalición Seleka hasta la deposición de Bozizé

Fuente: OCHA | Enero 2013

Fuente: OCHA | Enero 2013

En el 2012 se forjó el grupo Seleka, cuya traducción es coalición, formado por cuatro milicias de combatientes con fé mayoritariamente islámica.

En septiembre del 2012 se perpetraron numerosos ataques, principalmente al norte del país por los diferentes grupos, si bien se pudo observar cierta división en la alianza a la hora de atribuirse los ataques: Al Habib, Alkassim y Abdoulaye.

Los ataques se sucederían hasta enero del 2013, momento en el que toman el control de la capital, Bangui, y obligan a Bozizé a dimitir y firmar los acuerdos de cesión de poder.

En ese momento Michel Djotodia es nombrado Primer Ministro de Defensa y posteriormente, en marzo, líder de la Alianza Seleka y presidente de la República.

Djotodia anuncia la disolución del Seleka e integra a muchos de los 20 mil milicianos en el ejército, enfrentado ahora a las nuevas milicias Anti Balaka (Anti  Machete), cristianas y en apoyo de Bozizé.

A su vez es reconocido por los países africanos como presidente interino a cambio de convocar elecciones en los próximos 18 meses, a las que no se podrá presentar.

Desde ese momento, sin embargo Djotodia ha perdido el control sobre las nuevas milicias y las antiguas que decidieron no incorporarse al ejército regular, comenzando así los ataques selectivos y saqueos a poblaciones de la otra religión

En este punto el recrudecimiento ha llevado a la ONU a crear la BINUCA, Misión de Pacificación en la República Centroafricana, que contará con 1600 soldados franceses y la MISCA, su equivalente en la Unión Africana, con una dotación que se espera llegue a 6 mil efectivos.

La misión se espera que facilite la transición y la acelere, pero por ahora sus progresos son muy limitados. Según Amy Martin, jefe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, “las fuerzas de paz patrullan las carreteras. Esto ayuda a evitar los saqueos. Pero las atrocidades se producen en el interior de las poblaciones”.

 

Sobre el autor

Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y especializado en la información internacional

Estudiante del Máster de Periodismo Internacional UNED-EFE. Licenciado en Periodismo por la UCM, especializado en la información internacional. Mi pasión es viajar, conocer, investigar y crear, siempre acompañado de una cámara y nuevas tecnologías.

Deja un comentario

También te podría interesar...

Madres desde la infancia. Fuente: Naciones Unidas.

África subsahariana registra el mayor número de embarazos adolescentes de los últimos años

Abrir artículo →