Cargando...
Estás en:  Portada  >  Opinión  >  Artículo

La vida no es igual para todos

Por   /   Sábado, 25 | enero | 2014  /   No hay comentarios

La situación actual mundial refleja unas enormes diferencias y desequilibrios de carácter político, social y económico entre los países del Norte y los del Sur que plantean graves problemas sociales y una situación de gran injusticia.

desigualdad_4La esperanza de vida media mundial es de casi 70 años aunque las diferencias son abismales entre los distintos países del mundo.  La mayoría de las regiones del mundo está sobre la media, siendo Europa el continente más longevo  con 78,4 años de vida, y África, el menos, con apenas 49 años.

Pero el dato de la esperanza de vida no es un simple apunte, habla del enorme vacío entre los países desarrollados y los desarrollados, entre Norte y Sur. Según un informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) si tomamos como referencia a África Subsahariana como un conjunto nos encontramos con que su esperanza es mucho más baja ahora que hace treinta años.

Japón, es el país con mayor esperanza de vida del planeta (83 años) seguido de Australia, Francia, España o Mónaco. Por el contrario,  en países como Sierra Leona es –que tiene la tasa más alta de mortalidad materna en el mundo-, Uganda, Afganistán o Nigerial no llegan a los 50 años, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Otro dato importante es la diferencia entre la esperanza de vida entre mujeres y hombres, siendo ellas las que viven una media de cuatro años más que ellos.

El hambre, las malas condiciones sanitarias y habitaciones, escaso o mínimos acceso a la sanidad, expansión de pandemias, sida, consumo de agua contaminada, conflictos bélicos…hacen que la mortalidad sea muy alta en algunos países subdesarrollados.

Estos datos demuestran la necesidad de definir las nuevas relaciones norte-sur basadas en la solidaridad entre los pueblos, la ayuda internacional y el respeto al medio ambiente. Es necesario trabajar por un nuevo orden económico mundial que elimine estas grandes desigualdades y genere un desarrollo sostenible que garantice la vida de las generaciones actuales y futuras. 

 

Deja un comentario

También te podría interesar...

052-el-nacionalismo

Cómo triunfa el nacionalismo en la Europa del siglo XXI

Abrir artículo →