Cargando...
Estás en:  Portada  >  Opinión  >  Artículo

La unión hace la fuerza y las asociaciones salvan del olvido

Por   /   Jueves, 19 | junio | 2014  /   No hay comentarios

La humorísta gráfica Omayya Joha con dos de sus viñetas

EL problema de visibilidad de las viñetistas es constante y, por ello, desde distintas asociaciones, se busca recordar que, más allá de los medios tradicionales existen plumas que se deslizan en pos de la crítica política.

Asociarse para hacerse más fuertes y crear una red que invite a que dibujantes de distintas partes del globo conozcan otras miradas. Bajo esa premisa nació Cartoon Movement, una plataforma digital que trabaja por que “la caricatura editorial sea  sostenible financieramente en la era digital promoviendo un entorno de promoción mutua”.

En definitiva,  una red social en la que se encuentran desde prestigiosos editorialistas como la pulitzer Ann Telnaes con acuarelas que empiezan a abrirse camino, como jóvenes, de distintas culturas y religiones  y con estilos de lo más variado.

 En España la Asociación de Autoras del Cómic  hace una función similar para las ilustradoras, entre las que se encuentran viñetistas políticos. Se centra más en el trabajo de mujeres y no en el de dibujantes en general, aunque en las filas de la AAC también hay hombres.

En Estados Unidos la agrupación más relevante es la Asociación de Caricaturistas Editoriales de América, cuyo presidente es el editorialista Mark Fiore, y en cuyo consejo de administración también participa Ann Telnaes. Y como hay más ilustradores que paginas de opinión en los diarios de América del norte, la promoción a través de estas redes es fundamental.

Los egipcios dibujaban su pasado, su cultura e incluso a sus gobernantes. Los muros de las pirámides y templos se convirtieron en los primeros lienzos de los narradores visuales y hoy, más críticos y algo menos censurados, es una de los países en dónde más caricaturistas hay.

Existe una organización de caricaturistas en Egipcio (Organization of Egyptian cartonistas), de la que forma parte Rasha Mahdi. Y es que el mundo árabe es consciente del poder de la imagen y del poder de la caricatura, y por eso se celebran simposios como “El papel de las caricaturas para elevar el nivel de conciencia”, que acogió la ciudad de Sharjah, uno de los siete Emiratos Árabes, en el marco del Gobierno-Foro de Comunicación 2012.

 “Cuando se habla del caricaturista se piensa en una combinación de periodista y artista. Una imagen puede ser transnacional y eso es muy importante. La caricatura es una espada de doble filo nos ayuda a ventilar nuestros pensamientos y sentimientos con una imagen capaz de provocar movimientos sociales”,  comentó Mahdi durante el simposio.

 Del mismo modo, participó la palestina Omayya Joh, considerada como la primera mujer del mundo árabe que se atrevió a empuñar el lápiz. Ella recibió el Premio de Periodismo Árabe en (2001), el Premio Creativo Mujer, el galardón más alto para las Mujeres Creadoras de la Sociedad Palestina  en el año 2008, y el gran premio en el Naji Al Ali, concurso en Turquía (2010).

Las asociaciones, premios y agrupaciones ayudan de forma decisiva a difundir el trabajo de grandes artistas de lo político que por tener una mirada distinta se encuentran tirados en la cuneta del el exilio mediático.

 

Sobre el autor

Periodista interesada en nuevas formas de comunicación internacional

Tras un año en la sección de cultura de la Agencia Efe emprendo la aventura de formar parte de la delegación de Santiago de Chile. Periodista interesada en nuevas formas alternativas de comunicación internacional, como los reportajes ilustrados de Joe Sacco, que sigue firmemente algunas enseñanzas de Kapuscinski como que “nadie debería escribir sobre otra persona sin haber compartido antes un poco de vida”.

Deja un comentario

También te podría interesar...

052-el-nacionalismo

Cómo triunfa el nacionalismo en la Europa del siglo XXI

Abrir artículo →