Cargando...
Estás en:  Portada  >  Asia y Oceania  >  Artículo

La primera Niña Árbol

Por   /   Lunes, 6 | febrero | 2017  /   1 comentario

En Dacca, Bangladesh, los médicos han diagnosticado a Shahana Khatun de epidermodisplasia verruciforme, también conocida como “el síndrome del ‘hombre árbol’”. La pequeña, de tan solo 10 años, es la primera mujer afectada por esta extraña enfermedad, de la que solo se conocen otros cuatro casos en el mundo.

Shahana Khatun, la niña árbol

Shahana Khatun, la primera niña árbol. Foto: Abir Abdullah (EFE)

 

Según informaba la agencia EFE el pasado viernes, médicos del mismo hospital en el que hace un año era ingresado Abul Bajandar, “el hombre árbol”, han evaluado el caso de Shahana Khatun, de diez años, y han coincidido en señalar que la pequeña sufre la misma dolencia. Shahana sería, por tanto, la primera mujer afectada por “el síndrome del ‘hombre árbol’”, y constituiría el quinto caso conocido en el mundo.

El Hombre Árbol

Abul Bajandar, el hombre árbol. Foto: Abir Abdullah (EFE)

La extraña enfermedad, epidermodisplasia verruciforme, provoca la aparición de verrugas crecientes, cuyo aspecto se asemeja al de la corteza de los árboles, de ahí que sea conocida como “el síndrome del ‘hombre árbol’”.  Un síndrome que no es contagioso, pero sí hereditario, y que surge en pacientes con un sistema inmunitario demasiado débil como para combatir el virus del papiloma humano (HPV).  

Los afectados se ven expuestos constantemente al HPV y este provoca la aparición de las verrugas que, aleatoriamente, aparecen y desaparecen una y otra vez, volviéndose cada vez más invasivas según la enfermedad avanza, conllevando, además del sufrimiento y las dificultades asociadas a las protuberancias, el riesgo de contraer cáncer de piel. No existe cura conocida por el momento y las operaciones son solo un alivio temporal para los pacientes puesto que las verrugas vuelven a crecer en cada brote del virus. 

En el caso de Abul, las protuberancias tenían lugar en sus extremidades y el crecimiento había hecho que tuvieran una apariencia similar a ramas y raíces de árbol. El hospital que ahora estudia el caso de Shahana operó al hombre árbol y se espera que sea dado de alta en un mes. Su historia había saltado a los medios hacía años pues el tamaño de sus verrugas imposibilitaba que realizase una vida normal. Ahora todavía le quedan más operaciones que realizarse (y se le han realizado hasta dieciséis por el momento), pero siente que “por fin ven la luz”, pues tras años de dependencia y dolores, por fin puede “agarrar la mano de su hija”.

Ahora los médicos del Hospital Universitario de Dacca examinan el caso de Shahana, originaria del Nekotrona, en el centro de Bangladesh. Aunque comenzó a desarrollar las protuberancias a los dos años, estas solo fueron tratadas de manera superficial. 

Los médicos han afirmado que seguirán estudiando a la niña bangladesí con el fin de determinar la gravedad que sus verrugas pueden llegar a adquirir, pues aunque ya empiezan a adoptar formas arbóreas, aún se encuentran en “estado inicial”, según afirma Samanta Lal Sen, coordinador de la Unidad de Quemados y Cirugía Plástica del hospital.

 

Sobre el autor

Filóloga Hispánica. Escritora freelance. Actualmente, estudiante de Periodismo Transmedia de la UNED en colaboración con la Agencia EFE.

1 comentario

  1. Periodismo Multimedia de Agencia dice:

    Un caso muy interesante. Bien documentado y muy bien escrito

     

Deja un comentario

También te podría interesar...

Fuente: AP

Derogan una ley que permitía bodas entre violadores y víctimas en el Líbano

Abrir artículo →