Cargando...
Estás en:  Portada  >  Europa  >  Artículo

La pobreza en el cuarto mundo

Por   /   Viernes, 12 | septiembre | 2014  /   1 comentario

Tradicionalmente se ha definido la pobreza como privación material, es decir, lo necesario para satisfacer las necesidades mínimas. Esta situación suele darse en los países llamados subdesarrollados, o en vías de desarrollo, a los que se les denomina “el tercer mundo”. En los países industrializados, donde millones de personas viven en inferioridad de condiciones con respecto al nivel de vida medio de su sociedad, ser pobre no significa lo mismo.

En estadística, lo que desaparece detrás de los números es la muerte
Gunter Grass, escritor premio nobel de literatura en 1999.

La mayoría de seres humanos que se encuentran en situación de pobreza en los países industrializados no carecen de los recursos mínimos necesarios para su supervivencia, pero se encuentran en una situación de desventaja, económica y social, respecto al resto de personas de su entorno. A esto se le denomina “la pobreza del cuarto mundo”, o pobreza relativa.

medicion

Fuente: Instituto Canario de Estadística

La pobreza relativa es un concepto ligado a la desigualdad y sólo es aplicable a una sociedad en concreto. Es decir, clasificar como pobre o no pobre a la población de un determinado territorio siguiendo este criterio depende del grado de desarrollo del mismo. Para ello, en la Unión Europea se ha fijado el umbral de pobreza relativa en el 60% de la mediana de los ingresos por unidad de consumo, concepto que engloba a diferentes grupos de hogares (un individuo, una pareja sin hijos, una pareja con 1 hijo o más, etc.).

Esto significa que, si se colocan todos los ciudadanos de un país en fila y se ordenan por orden de renta, del más rico al más pobre, el que queda en el medio es la “mediana” de los ingresos del país. Es, por tanto, un índice que mide sobre todo la desigualdad. Todos los que tengan para vivir menos del 60% de esta mediana se consideran pobres.

El índice de pobreza relativa es poco informativo, por lo que es necesario ilustrarlo con más información para entender de qué estamos hablando cuando hablamos de pobres. En España, la crisis ha producido más paro y más destrucción del Producto Interior Bruto, pero el umbral de la pobreza relativa (o lo que es lo mismo, la población en riesgo de pobreza) varía muy poco, e incluso desciende, pasando del 20,7%  en 2010 al 20,4% en 2013.

Umbral de riesgo de pobreza (ingresos)

Fuente: Instituto Nacional de Estadística (2013)

 

¿Por qué no aumenta? ¿Significa esto que hay menos pobres? Al ser relativa, se mueve constantemente según el nivel de renta. En 2008, la renta media por hogar ascendía a los 30.045 euros, y en 2012 baja hasta los 26.775, lo que provoca que también descienda la línea de la pobra relativa, de 8.877 euros en 2009 a 8.321 en 2012 en los hogares de una persona. Hay ciudadanos que han salido de la pobreza no porque cobren más, sino por el descenso de las rentas. Si en el 2009 el porcentaje de jubilados por debajo del umbral de la pobreza relativa era del 23,8%, en 2012, con el mismo salario, descendió hasta el 12,7%.evolucion ingresos medios por hogar

La pobreza relativa es útil si lo que se pretende es saber si el desarrollo económico de un país deja a mucha gente atrás, por lo que sirve para medir la desigualdad, como en España, que se sitúa a la cabeza de la UE en este aspecto (tras Letonia), y  las 20 personas más ricas del país atesoran una fortuna equivalente al del 20% de la población más pobre.

Pero existe otro indicador que mide la pobreza añadiendo más variables además de la mediana. La tasa de riesgo de pobreza o exclusión social Arope, que forma parte de los indicadores de la estrategia Europa 2020 de la UE, está definido por Eurostat y engloba tres conceptos: el riesgo de pobreza (60% mediana de los ingresos por unidad de consumo), la situación de carencia material severa y los hogares sin empleo o con baja intensidad laboral.

En España la carencia material, (que se calcula a partir de la combinación de factores como no poder irse de vacaciones o hacer frente a gastos imprevistos; no tener coche, televisión o lavadora) ha crecido los últimos años. Del 4,5% de población que se encontraba en esta situación en 2009 se ha pasado al 6,2% en 2013.

pobreza

Retrato de un hombre que reivindica su derecho a una vivienda digna en plena calle Larios, en Málaga. Fuente: Alejandro Fernández (Flickr).

Y en el caso de los hogares sin empleo o con baja intensidad laboral el aumento es evidente. Desde 2009 (7,6%), las cifras prácticamente se han duplicado, hasta llegar al 15,7% de 2013. También ha ido al alza el último año: en 2012, la tasa era del 14,3%.

Sumando estos datos, la cifra de la tasa de pobreza en España asciende al 27,3% en 2013, siguiendo la tendencia ascendente de los últimos años, pasando del 26,7% en 2011, al 27,2% en 2012. Con estos datos aumenta considerablemente el porcentaje de personas pobres en una sociedad donde los números apenas muestran como las condiciones materiales de los más desfavorecidos se están deteriorando a un ritmo alarmante.

Tras la cortina de números

Lucha local y global contra la pobreza

 

 

 

 

 

1 comentario

Deja un comentario

  • Aquí se habla de…

  • Marcando el tiempo…

    febrero 2018
    L M X J V S D
    « ene    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728  

  • Nos interesa tu opinión…

También te podría interesar...

luis-guindos-1-1014x553

El Parlamento Europeo descarta a De Guindos y apuesta por el candidato irlandés para el BCE

Abrir artículo →