Cargando...
Estás en:  Portada  >  América  >  Artículo

La pena de muerte regresa al Supremo estadounidense

Por   /   Lunes, 26 | enero | 2015  /   No hay comentarios

El Tribunal de Estados Unidos admitió el caso sobre la posible inconstitucionalidad del uso del compuesto químico utilizado para la inyección letal en Oklahoma.

Tres condenados a muerte por este estado han logrado que el Tribunal Supremo escuche el caso, Basan su demanda en la posible violación que se estaría haciendo de la Octava Enmienda de la Constitución, en la cual se recoge la prohibición de infligir castigos crueles e inusuales, a través de la utilización de ciertos productos químicos para la ejecución de los presos.

Lockett y Warner

Lockett (izquierda) y Warner (derecha)

Además de los tres condenados, en este caso había un cuarto preso, Charles Warner, el cual moría el pasado 15 de enero después de que el mismo tribunal denegara la detención de su ejecución a través de estos discutidos productos químicos. Cuatro de los nueves jueces del Supremo votaron a favor de que se estudiara el caso sobre el uso de dichos productos, algo que no consiguió el propio Warner a la hora de intentar frenar su ejecución, ya que para lograr la detención de la pena se necesitan cinco de los votos de los jueces que conforman el Supremo, algo que no alcanzó.

El último caso que aceptó a estudiar el Supremo de Estados Unidos relacionado con la pena de muerte fue el de 2008 en Kentucky y también haciendo referencia al extremo sufrimiento que provocaba la mezcla química, que por entonces se aplicaba en la mayoría de las ejecuciones.

La polémica sobre el uso de ciertos productos en las condenas de pena de muerte comenzó el pasado mes de abril del años 2014, cuando la ejecución de Clayton D. Lockett acabó convirtiéndose en una chapuza a la vez que una agonía llena de sufrimiento que duró 43 minutos desde que se aplicaran las inyecciones. Esto llevo a que el estado de Oklahoma suspendiera las inyecciones letales con el fin de mejorarlas. Finalmente el estado decidió seguir utilizando el sedante previo pero en dosis mayores. 

El caso proporcionará la primera evaluación por parte de la Corte Suprema de la inyección letal en un momento en el que las drogas tradicionales se han vuelto escasas y los estados han empezado a utilizar nuevas combinaciones.

Sin duda, el gran causante de la polémica actual es el Midazolam, un medicamento sedante y que a día de hoy es utilizado como primer químico que se les da a los presos, justo antes de otros dos, el primero paraliza a la persona y el último provoca un infarto. Expertos médicos han afirmado que grandes dosis de Midazolam, lo cual se ha hecho en Oklahoma, son demasiado impredecibles como para que se haga uso del mismo. Sin embargo el debate sobre este medicamento va más allá del estado de Oklahoma, ya que podría haber sido usado durante un tiempo prolongado para ejecuciones dolorosas en Ohio y Arizona además de en otras doce penas capitales en Florida. Médicos afirman que si la primera de las inyecciones (Midazolam) no causa efecto, el reo podría sufrir un enorme dolor el cual podría pasar desapercibido, ya que al estar paralizado le es imposible hablar. Todos estos estados han pasado a utilizar el Midazolam porque compañías que fabricaban los tradicionales barbitúricos se negaron a continuar proporcionando dichos medicamentos, entre ellos una de las tres drogas utilizadas en las ejecuciones de presos en Estados Unidos, el pentotal sódico.

Situación de la pena de muerte en Estados Unidos

Situación de la pena de muerte en Estados Unidos

Son 32 estados de los 50 que componen Estados Unidos los que actualmente mantienen en vigor la pena de muerte y tal y como afirma Richard Dieter, director del DPIC (Death Penalty Information Center) sobre lo sucedido, “sin duda sentará las reglas para los demás estados. Va a marcar lo que se puede hacer y lo que no”.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

También te podría interesar...

accidente_caravana_maruichuy_bcs_0

La candidata presidencial indígena de México sufre un accidente de tráfico

Abrir artículo →