Cargando...
Estás en:  Portada  >  África  >  Artículo

La economía africana: entre la agitación y la esperanza china

Por   /   Miércoles, 27 | enero | 2016  /   No hay comentarios

La crisis económica que vive China amenaza al continente africano con la disminución de inversiones y el pago de grandes intereses

El comercio africano se ha visto afectado por las restricciones en las importaciones

El comercio africano se ha visto afectado por las restricciones en las importaciones

Durante los últimos años África subsahariana ha alimentado una creciente esperanza en un mayor bienestar económico como consecuencia del rápido crecimiento que sus economías estaban viviendo. El crecimiento del PIB durante el último lustro se ha traducido en una independencia de las economías africanas de las explotaciones de recursos y un creciente sentimiento de ilusión. Sin embargo, con la desaceleración de la economía China y la dependencia de África a las importaciones de productos básicos, muchas de las economías africanas están sufriendo los efectos de la crisis. Las grandes economías del continente, Nigeria y Sudáfrica, han tenido que devaluar su moneda y las importaciones de estos países han disminuido en más de un 40% a lo largo del 2015.

Desde el año 2009 China ha sido el principal socio comercial de África, siendo el cuarto inversor extranjero en el continente. Desde entonces, el país asiático ha sido el principal inversor en el desarrollo africano, consiguiendo, por otro lado, varios mercados donde vender sus exportaciones: en África vende textiles, electrónica, automóviles o manufacturas. Mientras tanto, África ha conseguido un socio comercial importante que importa materias primas, petróleo y minerales. China se ha convertido en una fuente de financiación de algunas de las principales estructuras africanas, como redes ferroviarias, carreteras y puertos. A finales de 2015, el país ha conseguido estar presente en más de 500 proyectos de desarrollo puestos en marcha en toda África. Al mismo tiempo, los préstamos financieros puestos en marcha en el continente, cuya suma asciende a los 75 billones de dólares, han servido como principal fuente de ingresos para el desarrollo de algunos países clave.

El mercado de las manufacturas se ha visto afectado por las relaciones con China

El mercado de las manufacturas se ha visto afectado por las relaciones con China

Mientras tanto, Sudáfrica, el país con la economía más estable del continente, prevé una caída de su economía como consecuencia de sus problemas políticos internos. El descenso de las exportaciones de Sudáfrica a China, principalmente de hierro, ha llevado a una fuerte crisis en sectores clave de esta economía que ejemplifica a gran escala el problema general del continente. Las divisas sudafricanas, a su vez, están disminuyendo su valor drásticamente como consecuencia de la rebaja de las materias primas, principal motor de la economía del continente, así como por una serie de políticas gubernamentales proteccionistas. Estas condiciones económicas se suman a la necesidad de países como Sudáfrica, Nigeria o Gambia de importar productos básicos tras la fuerte sequía que están viviendo, perdiendo un sector clave como era la exportación de productos agrícolas. El encarecimiento de los precios de los alimentos están empezando a suponer problemas políticos serios en algunos países, como en Sudáfrica, donde la inestabilidad interna provocada por la movilización ciudadana ante la desigualdad de precios se está transformando en una verdadera crisis política. En países como Ghana esta tendencia también empieza a estar presente.

Los grandes préstamos financieros chinos, la caída de las economías africanas y la devaluación de sus monedas están afectado tanto al sector público como privado (en grandes y pequeñas empresas). Las restricciones sobre el dólar en algunos países imposibilitan el comercio de bienes con China, situación que ha puesto de relieve la creciente vulnerabilidad del continente a los cambios en los mercados asiáticos. “África en crecimiento”, eslogan utilizado para simbolizar el crecimiento del continente pierde fuerza ante la dependencia africana a los inversores extranjeros. Sin embargo, los expertos en economía han declarado en la última cumbre de Davos que esta realidad económica puede tener un reverso positivo para ciertas economías. Mientras que los grandes exportadores como Angola o Zambia han sido afectados por la crisis china, otros países están mostrando una buena capacidad de recuperación. Si bien “África crece” no era totalmente cierto, algunos países de África sí podrían crecer. 

 

Deja un comentario

También te podría interesar...

Madres desde la infancia. Fuente: Naciones Unidas.

África subsahariana registra el mayor número de embarazos adolescentes de los últimos años

Abrir artículo →