Cargando...
Estás en:  Portada  >  Europa  >  Artículo

Italia: del esplendor a la decadencia

Por   /   Sábado, 11 | enero | 2014  /   No hay comentarios

El 7% de las familias vive en la pobreza absoluta y el 13% ganan menos de 990 euros mensuales

Comedor social en Italia

El nombre de Italia evoca Historia, Arte, Cine, Romanticismo, Cocina. Todo ello con mayúscula, tal es su capacidad de evocación. Nos traslada a un lugar soleado, de mar y montaña, de calles empedradas y contraventanas. Italia es un país divertido, entretenido, despreocupado. Un país con carácter mediterráneo.

Es este carácter, precisamente, el que le ha incluido en la lista de los países que se han visto más afectados por la crisis financiera. No es que una cosa tenga que ver con la otra pero, curiosamente, son los países mediterráneos los que más han acusado los efectos del desgaste económico. Resulta que Italia y España sí que se parecen más de lo que nos gustaría.

La crisis actual ha agudizado las desigualdades en Europa. Esta tendencia se ve reflejada en la diferencia entre clases. Según apunta Eurostat, el 20% de los europeos más ricos gana cinco veces más que el 20% de los europeos más pobres y, en algunos países, esta cifra es hasta siete veces mayor.

En el caso de Italia, la pobreza ha ganado terreno al bienestar y el número de personas que viven en situaciones de miseria se ha duplicado desde el comienzo de la crisis. Datos del Instituto Nacional de Estadística (Istat), de diciembre de 2012, revelan que el 7% de las familias vive en condiciones de pobreza absoluta y el 13% se las ingenia con menos de 990 euros al mes. La tasa se recrudece en las regiones del sur del país que han sufrido más los efectos de la miseria colectiva y de las que un 26% son “materialmente pobres”, señala el Istat.

Una investigación de los institutos Acri e Ipsos ha determinado también que en 2013 una de cada tres familias italianas fue directamente golpeada por la crisis  y una de cada cuatro vio como su nivel de vida empeoraba seriamente.

Son más de tres millones de desocupados, una cantidad que no se ajusta con la realidad debido a todos los italianos desalentados que no se encuentran en la búsqueda activa de empleo, y sólo el 19% de los nuevos contratos de trabajo son estables.

En el caso de los jubilados, más de ocho millones cobran una pensión inferior a mil euros al mes y un 75% de ellos recibe sólo pensiones de invalidez, vejez o supervivencia.

Pero los efectos de la crisis no sólo se advierten en las estadísticas, sino que la misma población italiana es testigo omnipresente de las penurias que experimentan sus vecinos. Pedir limosna, revolver en la basura o acudir a comedores sociales, son algunas de las actividades que comienzan a formar parte de la vida cotidiana de muchos italianos que antes nunca se lo hubieran imaginado.

Políticas fuertes y estructuradas que deriven en un despunte económico siguen siendo el gran hándicap del estado italiano. En un país en el que la corrupción de Berlusconi, la rigurosidad de Monti y la novedad de Letta han hecho más que mella, los italianos piden a gritos medidas que, por fin, puedan desembocar en el tan deseado crecimiento económico.

 

Sobre el autor

Periodista y comunicadora audiovisual

Santander, 1988. Periodista y comunicadora audiovisual. Especialista en Relaciones Internacionales, y apasionada del mundo árabe y musulmán.

Deja un comentario

También te podría interesar...

luis-guindos-1-1014x553

El Parlamento Europeo descarta a De Guindos y apuesta por el candidato irlandés para el BCE

Abrir artículo →