Cargando...
Estás en:  Portada  >  América  >  Artículo

Honduras vota continuismo

Por   /   Miércoles, 4 | diciembre | 2013  /   No hay comentarios

El nacionalista Juan Orlando Hernández será el nuevo presidente del país. La candidata Xiomara Castro denuncia “fraude electoral”

Fuente: Tercera Información (CC)

Fuente: Tercera Información (CC)

El partido Nacional de Honduras seguirá gobernado el país centroamericano durante los próximos cuatro años. Así lo ha querido el pueblo hondureño que ha depositado su confianza en el candidato oficialista Juan Orlando Hernández. A pesar de que muchos de los pronósticos apuntaban a que podía darse un cambio de gobierno en favor de la candidata del partido Libertad y Refundación (LIBRE), Xiomara Castro, este cambio, al menos de momento, tendrá que esperar.

Bajo la sombra del fraude electoral -Xiomara Castro ha solicitado la revisión de las actas electorales por supuestas irregularidades en el proceso–, Hernández tiene encomendada la tarea de encauzar la nave de un país que hace aguas por todas partes. Honduras es un país quebrado económicamente con una deuda pública del 42% y en el cual el 70 % de los 8,3 millones de habitantes que tiene el país vive en la pobreza. A esto hay que añadir que Honduras tiene una de las tasas de homicidios más altas del mundo (85 por cada 100.000 habitantes) en donde maras, pandilleros y narcotraficantes operan impunemente a lo largo de todo el territorio. Según un estudio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en 2010, la violencia se “comió” el 10% del PIB de Honduras.

Para enderezar la situación financiera, el presidente electo ha prometido reformar el Estado y regular el funcionamiento de las empresas públicas además de incentivar la inversión de empresas extranjeras y nacionales. Asimismo, para estimular el empleo, Hernández está decidido a continuar y ampliar el controvertido programa de las “ciudades modelo”. Esto es, una zona de empleo y desarrollo económico, es decir, un territorio independiente con administración autónoma que contaría con sus propias leyes, sistema de recaudación de impuestos y judicatura. Sin embargo, hay voces críticas que desconfían de este sistema, ya que, estas ciudades podrían convertirse en enclaves gobernados por una elite lo que contribuiría a aumentar la brecha social en el país. En cuanto a la seguridad, Hernández ha llegado al poder con la consigna de “un militar en cada esquina”. Su planteamiento trata de otorgar más competencias a la Policía Militar de Orden Público e ir depurando paulatinamente la Policía Nacional y el Poder Judicial. Una propuesta que tampoco está exenta de polémica. Xiomara Castro, una de las grandes detractoras de este programa, ha defendido durante toda la campaña que el rol de las Fuerzas Armadas es “la defensa de la soberanía y del territorio de Honduras” y no la seguridad ciudadana.

Para hacer frente a todos estos problemas, y a otros tantos, como la corrupción, la sanidad o la educación– la tasa de analfabetismo se encuentra entorno al 28% –, Hernández se va a ver obligado a buscar apoyos en el resto de fuerzas políticas ya que no ha logrado alcanzar los 65 diputados necesarios para obtener la mayoría simple. Una tarea que no le será nada fácil en un país dividido políticamente desde el golpe de Estado que derrocó en 2009 al presidente Manuel Zelaya.

 

Deja un comentario