Cargando...
Estás en:  Portada  >  Europa  >  Artículo

Francia se encuentra a sí misma en París

Por   /   Lunes, 12 | enero | 2015  /   No hay comentarios

Manifestación-atentado-francia-8-EFE

“No siento ningún miedo porque estamos unidos, sólo asombro”. Vecina del extrarradio parisiense, Isabelle Rosaine no se esperaba esto; ni ella ni los centenares de miles de personas que han anegado las calles de la capital francesa para condenar hoy el terrorismo y defender el ideario republicano.

Como Rosaine, son muchos los ciudadanos que muestran su estupefacción ante la masiva respuesta de una ciudad colapsada que, después de tres días de angustia, se desahoga en silencio a lo largo de los grandes bulevares parisienses. ”Lo de hoy es extraordinario, un viento de solidaridad”, asegura.

Antes, como todo en París, el día empezaba a bordo del transporte público, en el metro y los autobuses que surtían una marea humana que pronto ha devorado el tráfico y confinado en sus inmuebles a los vecinos del corazón de la capital.

“Había que venir”, afirma a Efe Philippe Lemaître visiblemente emocionado, antes de apuntar con la mirada al lema que sostiene junto al pecho: “No toquéis mi democracia”. A este parisiense, que ha acudido para “rendir homenaje a los muertos por la libertad de expresión”, le gusta remarcar que, en su opinión, “la política debería mantenerse al margen de una jornada que pertenece al pueblo y no a los partidos”.

Muy presente, el imperativo “hay que venir” también resuena tras las palabras de Thomas Peloguin, quien, acompañado de su familia, secunda la marcha para “estar juntos, ser humildes y demostrar que el miedo no existe”. ”¿Por qué? Porque Francia y el mundo están unidos esta tarde en París”, sentencia ante el gesto atento de su hijo. A sus pies, el atestado bulevar Voltaire apenas deja ver la simbólica Plaza de la República, punto de partida de una manifestación que cubre el recorrido previsto bajo un cielo claro y limpio de nubes, insólito en el gris enero parisiense.

Es también esa luz la que, en cierto modo -y al margen de bautizar la ciudad-, inauguró una vez el propio Voltaire hacia la fundación de “los mismos derechos que hoy están en juego”, advierte Arthur Braillonne, un joven diseñador que apenas contiene su euforia.

Sobre la calzada y ante ventanas abarrotadas de rostros de asombro, las familias se mezclan con estudiantes, jubilados y un crisol de comunidades que, arropado por banderas francesas y de todo el mundo, aspira a integrar de nuevo la capital de las libertades. Fatha es hindú y se ha acercado al bulevar porque, relata, necesitaba subrayar que “la religión no tiene nada que ver con la masacre de Charlie Hebdo”.

“Los musulmanes estamos absolutamente contra la violencia y así será hasta que la paz se instale en un país que siempre nos acogió. La libertad de expresión hace que seamos lo que somos”, precisa por su parte Etika, una parisiense que se abraza sonriente a su hermana, expresamente venida de Marruecos para la marcha.

Junto a ella, empujados por la marea humana, un matrimonio mayor elogia sus palabras bajo una pancarta que repite el ya histórico “Je suis Charlie”. Detrás, un grupo de escolares vitorea a una patrulla de emergencias sanitarias. ”Es la primera vez que me manifiesto”, confiesa Etienne, antes de alertar, alzando la voz sobre un aplauso momentáneo, del peligro de confundir islam y terrorismo.

Con una ejemplar coordinación, entretanto, el río de gente progresa lentamente hacia la Plaza de la Nación, al este de la ciudad, prorrumpiendo en ovaciones y aplausos que, en ocasiones, en los distintos tramos del trayecto, antecede a una Marsellesa enlutada.

Para Gaethan y Timothé, dos veinteañeros que confiesan participar en su primera manifestación, resulta “absurdo ver a ciertos líderes entre la marcha” en un acto “más que incoherente con sus políticas”, en alusión al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. ”Pero da lo mismo, nadie se apropiará de este día”, sentencian.

A su espalda, serpenteante, la columna humana se resiste a abandonar calles y plazas porque seguramente, aventura Gaethan, hoy “se sienten ciudadanos”. Y tal vez, al fin y al cabo, de eso se trataba, de recordar que una vez Francia fue el país que dio sentido al término.

 

 

Sobre el autor

Estudié y estudio periodismo y cine. Escribo en París para la Agencia EFE. Tengo una videocámara y voy en bici a los sitios. Twitter: @cabpeiro

Deja un comentario

  • Aquí se habla de…

  • Marcando el tiempo…

    junio 2018
    L M X J V S D
    « feb    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  

  • Nos interesa tu opinión…

También te podría interesar...

luis-guindos-1-1014x553

El Parlamento Europeo descarta a De Guindos y apuesta por el candidato irlandés para el BCE

Abrir artículo →