Cargando...
Estás en:  Portada  >  Europa  >  Artículo

Europa pierde su solidaridad con leyes como la danesa

Por   /   Domingo, 31 | enero | 2016  /   No hay comentarios

En medio de la crisis de refugiados más grande desde la Segunda Guerra Mundial, esta semana el Gobierno liberal de Dinamarca ha dado luz verde a la propuesta de ley que incluye la confiscación de objetos de valor a los refugiados para financiar su mantenimiento, excepto los objetos de valor que tengan un valor sentimental como un anillo de matrimonio. Incluye medidas como la incautación de los bienes con un valor superior a las 10.000 coronas danesas (1.340 euros), al igual que las cantidades en metálico que excedan esa cifra, con el presunto objetivo de costear la estancia de los asilados.

A menudo cabe recordar que los refugiados sirios no huyen de su país por razones económicas, sino que salen de su casa, en muchas ocasiones destruida, y abandonan su país porque su vida allí es un infierno, con la sombra de la muerte siempre acechándolos desde que comenzó la guerra civil en Siria hace unos cuatros años. 

¿Cuánto dinero piensa el gobierno danés recaudar de los solicitantes de asilo? ¿A cuántos refugiados pretende ayudar con lo que recauden? ¿A todos les ayudarán de la misma manera o los que más hayan aportado recibirán mejores ayudas? ¿Por qué no dejan que sean los propios refugiados quienes administren su dinero y contribuyan ellos mismos a su mantenimiento?

Policías en Dinamarca. Fuente: El País

Policías en Dinamarca. Fuente: El País

Leyes como estas sirven para estigmatizar aún más la figura del refugiado. Y además recuerda a  lo ocurrido con los judíos durante el nazismo, a quienes se les confiscaron todos sus bienes cuando Dinamarca fue ocupada por la Alemania nazi de 1940 a 1945. La propuesta inicial (3.000 coronas danesas, unos 400 euros)  “se parecía a lo que ocurrió durante la persecución de las minorías por los nazis”, apuntó el gran rabino de Dinamarca, Bent Melchior, según publica El País.

Esta ley también ha indignado al artista y activista chino, Ai Weiwei quien ha decidido cerrar su exposición Rupturas que albergaba la Faurschou Foundation de Copenhague y retirar parte de su obra que albergaba el museo de Aros para protestar contra esta ley injusta que ha aprobado el gobierno danés.

El artista y activista chino, Ai Weiwei ayuda a los refugiados en Lesbos. Fuente: El País

El artista y activista chino, Ai Weiwei ayuda a los refugiados en Lesbos. Fuente: El País

La comunidad internacional debería articular mecanismos legales para que los sirios pudieran traer el dinero de forma segura, con garantías, para poder construir una vida fuera de allí. Con ello, los refugiados podrían elegir dónde y cómo gastar su dinero, sin que tenga que ser el gobierno, con una actitud paternalista, quien administre por ellos un dinero que no le pertenece.

Este tipo de leyes todavía evidencia más la inacción y la incapacidad de la Unión Europea para articular una política migratoria común que ayude a resolver o paliar las consecuencias de la crisis de los refugiados, tanto para los solicitantes de asilo, como para la población de acogida. De este vacío legal y solidario se aprovechan las mafias que operan, sobre todo desde Turquía y que juegan con la vida de miles de personas.

Del triunfo entre los ciudadanos de estas propuestas cuyo origen reside en el ideario de partidos próximos a la ultraderecha, tienen la culpa, en parte, los partidos socialdemócratas, próximos a la izquierda, que se pierden en necesarias, pero poco prácticas, declaraciones de principios que no están basadas en propuestas concretas. Si de verdad piensan que se debe acoger a los refugiados e integrarlos deben explicar mejor a los ciudadanos cómo quieren hacerlo, con qué dinero y de qué manera. 

Posiblemente si los políticos y las organizaciones internacionales explicaran mejor que los refugiados pueden resultar una inversión de futuro y una oportunidad para Europa cuyo problema es una población envejecida, saldrían a la luz muchas más voces críticas en contra de leyes injustas e insolidarias como estas. Sin embargo, a los partidos no les suele interesar llevar a cabo medidas a corto plazo impopulares pero que suponen una inversión con el tiempo porque su interés electoral no supera las fechas de las próximas elecciones.

 

Sobre el autor

eoquendo2@alumno.uned.es'

Natural de Valencia. Graduada en periodismo por la Universidad de Valencia. Ha realizado prácticas en el periódico local valenciano Las Provincias y en la delegación de la Agencia EFE en Valencia durante nueve meses. Actualmente, hace prácticas en la delegación de EFE en Viena.

Deja un comentario

También te podría interesar...

luis-guindos-1-1014x553

El Parlamento Europeo descarta a De Guindos y apuesta por el candidato irlandés para el BCE

Abrir artículo →