Cargando...
Estás en:  Portada  >  América  >  Artículo

Estados Unidos comienza a cerrar yacimientos por el desplome del precio del petróleo

Por   /   Martes, 27 | enero | 2015  /   No hay comentarios

El colapso de los precios del petróleo está empezando a afectar las grandes empresas petroleras de Estados Unidos. El gigante americano ya sufre las consecuencias del descenso del precio del combustible a mínimos históricos, y este enero ha comenzado a suspender las perforaciones, a cerrar yacimientos y a reducir el tamaño de las empresas.

Fuente: NWFBlogs (CC)

Fuente: NWFBlogs (CC)

 El informe mensual de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC) ha confirmado este mes que la producción de petróleo estadounidense comenzará a desacelerarse en 2015. El desplome del precio del barril favorece al consumidor y a los países importadores de América Latina, pero está empezando a generar terribles consecuencias en el mercado estadounidense al imposibilitar que las empresas americanas puedan competir con el precio que ofrecen otros países productores.

Como los procesos para extraer petróleo en EE.UU. son más caros, la caída del precio del barril les afecta más. A la suspensión, anunciada este mes, de las perforaciones de los 66 yacimientos en Permian (Texas), se suman el cierre definitivo de 16 yacimientos en Eagle Ford, en el mismo estado, y de 33 en Willston (Dakota del Norte). Además, la mayor empresa del mundo de servicios tecnológicos petroleros, Schlumberger, ha informado que planea prescindir de 9.000 de sus empleados, que representan el 8% del volumen total de los 120.000 trabajadores.

La compañía justificó los despidos como una manera “de alinearse mejor con el nivel de las actividades anticipadas para este 2015”, según un comunicado. El precio del barril de Texas y del barril de Brent ha descendido un 50% desde junio de 2014. El coste del combustible ha llegado a mínimos históricos, llegando a establecerse por debajo de los 50 dólares el barril, algo que no sucedía desde 2009. Una circunstancia que tropieza con los planes de Obama de establecerse como un país energéticamente autosuficiente. El petróleo que van a consumir los americanos será barato, pero extranjero.

Sin embargo, otra derivada del desplome del petróleo ha sido un impulso a la agenda exterior de Obama. Según publicaba Steven Mufson en el Washington Post, esta circunstancia “puede llevar a Rusia a buscar un alto al fuego en Ucrania, a hacer Irán más flexible en sus conversaciones sobre el programa nuclear, a recortar la influencia de Venezuela en el Caribe y a debilitar la financiación del Estado Islámico”.

La bajada del petróleo está indirectamente relacionada con el aumento de la producción que ha sido posible en Estados Unidos por, entre otros motivos, el desarrollo de la técnica del fracking, que consiste en aumentar la extracción del combustible del subsuelo mediante la inyección a presión de algún material en el terreno para ampliar las fracturas existentes en la roca y favorecer la salida al exterior del material.

Fuente: EIA

Fuente: EIA

Ésta y las nuevas explotaciones de shale-gas han ocasionado una revolución sin precedentes en la batalla por el material a nivel mundial. Los países productores, para evitar que se perfeccionara esta técnica u otros combustibles alternativos, decidieron bajar el precio haciendo imposible la competición por el precio. El fracking, aunque sea una nueva manera de extracción, sigue siendo un proceso más caro que el que ofrecen países exportadores como Arabia Saudí, Libia, Irak o Venezuela.

Fuentes de British Petroleum (BP) afirmaron a la BBC que “la caída en los precios se añade a las presiones para alcanzar mayor eficiencia en la empresa”. Pero mientras grandes compañías como BP se pueden permitir hacer previsiones a largo plazo, las pequeñas y medianas corporaciones de escala nacional sufren directamente las consecuencias de la pérdida de ingresos, y también los estados en que el petróleo es una fuente directa para las economías familiares, como Texas o Dakota del Norte. 

“Mientras los precios bajos del petróleo se vean como una ganancia económica, habrá bolsillos que sufran”, consideró el analista financiero de Bankrate.com, Geff McBride, en el Wall Street Journal. El debate sobre el precio del petróleo gana posiciones, así, para colocarse sobre la mesa de las elecciones presidenciales de 2016.

 

Sobre el autor

Periodista en la delegación de Nueva York de la Agencia EFE. Antes, en la sección de Política en Barcelona. Graduada en la Universitat Pompeu Fabra (Barcelona).

Deja un comentario

  • Aquí se habla de…

  • Marcando el tiempo…

    septiembre 2018
    L M X J V S D
    « feb    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930

  • Nos interesa tu opinión…

También te podría interesar...

accidente_caravana_maruichuy_bcs_0

La candidata presidencial indígena de México sufre un accidente de tráfico

Abrir artículo →