Cargando...
Estás en:  Portada  >  Asia y Oceania  >  Artículo

El presidente de Filipinas se arriesga a la destitución tras reconocer que asesinó a drogadictos

Por   /   Sábado, 17 | diciembre | 2016  /   No hay comentarios

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, se expone a ser destituido de su cargo como consecuencia de las declaraciones que realizó el pasado lunes en un foro empresarial celebrado en Manila, en las que admitió haber matado “personalmente” a presuntos drogadictos y narcotraficantes durante su etapa como alcalde de la localidad de Davao.

“Cuando dices algo como eso, te estás exponiendo, ¿verdad? Él lo dijo, así que legalmente puede enfrentarse a un proceso de destitución”, aseguró el miércoles el senador Richard Gordon, uno de los prohombres de Duterte en Filipinas.

Duterte, durate el foro empresarial del pasado lunes

Duterte, durate el foro empresarial del pasado lunes

 

En el encuentro, organizado en el palacio presidencial de Malacañang, el mandatario filipino, de 71 años, afirmó igualmente que la policía es responsable solamente de un tercio de las 5.900 muertes que ha causado su campaña contra la droga, que comenzó tras su llegada al poder el pasado mes de junio. Esto significa la consecución de 4.000 ejecuciones extrajudiciales.

“En Davao, lo solía hacer yo personalmente (matar). Quería enseñar a los policías que, si lo hago yo, ¿por qué no van a poder hacerlo ellos? Daba vueltas por Davao en mi moto (…) y patrullaba las calles. Realmente estaba buscando jaleo”, aseguró Duterte en su discurso.

No es la primera vez que el dirigente se jacta de haber cometido asesinatos en el pasado. En octubre de 2015, durante una entrevista con el medio local Rappler, reconoció su autoría en la muerte de tres personas. “Debo confesar que he matado, sí. Hace unos… tres meses, maté a unas… tres personas”, dijo Duterte. Meses después, confesó que había matado a otros tres individuos durante el secuestro de una niña en Davao. “Estaban cometiendo un delito en mi presencia, y yo era la persona que tenía autoridad bajo la ley”, aseveró.

Precisamente, diversas organizaciones en defensa de los derechos humanos le han acusado en varias ocasiones de dirigir los Escuadrones de la Muerte de Davao, responsables del asesinato de 1.000 supuestos criminales. El ahora presidente ocupó la alcaldía de dicha ciudad entre 1988 y 1998, 2001 y 2010, y 2013 y 2016.

Una presidencia controvertida

El episodio de esta semana es la última polémica que protagoniza el líder filipino en los seis meses que lleva en la presidencia. Poco después de tomar posesión del cargo, Duterte invitó a los ciudadanos a “matar” a los narcotraficantes y drogadictos.

“Si conocéis a adictos, matadles vosotros mismos, porque pedírselo a sus padres sería demasiado doloroso”, pronunció en su discurso.

Uno de sus momentos más controvertidos sucedió en septiembre cuando Duterte se comparó con Adolf Hitler al referirse a los tres millones de drogadictos en Filipinas a quienes “desearía exterminar”. Ese mismo mes, había insultado al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a quien calificó de “hijo de perra” por las críticas que su campaña contra la droga había recibido del Gobierno norteamericano. En enero de 2015, tras la visita del papa Francisco al archipiélago, dedicó el mismo calificativo al Pontífice.

Su vida personal también ha dejado momentos de escándalo dentro y fuera del país asiático. Medios locales revelaron que Duterte tiene dos esposas y dos novias, y que su poligamia no es en absoluto ocultada por parte del líder filipino. Del mismo modo, son públicas sus salidas de tono sobre delitos sexuales. Por ejemplo, el pasado mes de abril banalizó la violación grupal que sufrió la misionera australiana Jacqueline Hamill, manifestando que le habría gustado participar de ella “porque era muy bella”.

Muchas de sus acciones ya han sido denunciadas por parte de la clase política nacional, como cuando el mes pasado Duterte decidió permitir el entierro del dictador Ferdinand Marcos en el Cementerio de los Héroes. Sin embargo, cuenta con un gran respaldo popular merced “al escaso liderazgo de anteriores presidentes”. Una encuesta del mes de septiembre mostró que un 83% de los filipinos tenían “mucha confianza” en él.

 

Sobre el autor

Periodista. Cursando el Máster en Periodismo Transmedia UNED-Agencia EFE. Antes he trabajado en Heraldo de Aragón y heraldo.es.

Deja un comentario

También te podría interesar...

seísmo Taiwán

Taiwán, 10 días después del terremoto

Abrir artículo →