Cargando...
Estás en:  Portada  >  América  >  Artículo

El Lugar de la Memoria en Perú recuerda a las víctimas de su guerra interna

Por   /   Sábado, 13 | febrero | 2016  /   No hay comentarios

El conflicto interno peruano dejó casi 70.000 víctimas entre 1980 y 2000 y desde finales de 2015 el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM) en Lima invita a mantener los recuerdos de esa época y a la reconciliación de las víctimas de la violencia de todos los bandos. 

Plaza del museo del Lugar de la Memoria

El sitio, impulsado por el ministerio de Cultura peruano, se ha planteado como un espacio donde ”zanjar con el pasado, avanzar en el fortalecimiento de la democracia y trabajar con una nueva mentalidad”, como declaró el presidente Ollanta Humala en su inauguración. Situado en uno de los barrancos de la Costa Verde limeña, el Lugar de la Memoria está llamado a ser  un punto de unión para que no se repitan las prácticas terroristas y también un espacio donde se zanje con el pasado y no se repita la historia. El informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR) peruano concluyó en 2003 que el conflicto interno dejó casi 70.000 víctimas, la mayoría de ellas atribuidas al grupo terrorista Sendero Luminoso, que en mayo de 1980 inició una lucha armada contra el Estado peruano.

Reconocimiento a los peruanos y a la paz

La instalación refleja la  época de violencia en torno a tres ejes fundamentales: democracia, ciudadanía y educación. En tres amplias salas se documentan los hitos del terrorismo en Perú y se describen de una forma didáctica en la que nacionales y extranjeros pueden ser capaces de entender el conflicto gracias al contexto y la documentación ofrecida. Entre los hechos destacados, enfatizan sobre la captura de Abimael Guzmán y el avance de la violencia en poblaciones como Ayacucho (en los andes), muy afectada por el terrorismo de Sendero Luminoso. 

Otra de las estancias refleja fotografías de la época con contexto histórico, testimonios e incluso vestimentas de poblaciones atacadas por el terrorismo, como la Asháninka, que perdió el 22 por ciento de su población en la selva peruana. La interactividad es uno de los puntos fuertes de este museo, donde se anima al público a tomar una postura activa y, sobre todo, escuchar y comprender el conflicto. Es el caso de la sala de pantallas, donde 18 televisiones recogen cada una el testimonio de una víctima de la violencia interna. Hay una explicación de cada historia y aparecen viudas, huérfanos, torturados y amputados. 

La muestra permanente se complementa con exposiciones temporales, un centro de Documentación e Investigación y actividades culturales y académicas en su auditorio pero, en definitiva, el Lugar de la Memoria constituye un espacio para la reconciliación de los peruanos y puede funcionar como un faro para constituir un proyecto similar en la inminente firma de la paz en Colombia que acabará con más de medio siglo de conflicto entre las FARC y el pueblo colombiano. 

 

Sobre el autor

mmontoya113@alumno.uned.es'

Soy una periodista colombiana formada en España y residiendo actualmente en Lima. En mis áreas de interés está la política que afecta al cono sur, la cultura y el proceso de paz de Colombia.

Deja un comentario

También te podría interesar...

accidente_caravana_maruichuy_bcs_0

La candidata presidencial indígena de México sufre un accidente de tráfico

Abrir artículo →
%d personas les gusta esto: