Cargando...
Estás en:  Portada  >  Asia y Oceania  >  Artículo

El Kashima Antlers confirma a Japón como el imperio del gol naciente

Por   /   Martes, 20 | diciembre | 2016  /   1 comentario

Un gol de Karim Benzema y tres de Cristiano Ronaldo dieron este domingo al Real Madrid la victoria frente al Kashima Antlers japonés (4-2) en la final del Campeonato del Mundo de Clubes que se ha celebrado en Yokohama (Japón), en un encuentro que se decidió en la prórroga y que estuvo marcado por el enorme despliegue ofensivo del cuadro nipón, que llegó a ir por delante en el marcador gracias a dos tantos de Gaku Shibasaki. Los locales, que llegaban a la cita intercontinental tras derrotar al Atlético Nacional colombiano en semifinales (3-0) concluyen segundos una competición en la que el país asiático ha confirmado su ascenso en el fútbol mundial.

Los jugadores del Kashima Antlers posan antes de la final del Mundial de Clubes ante el Real Madrid.

Los jugadores del Kashima Antlers posan antes de la final del Mundial de Clubes ante el Real Madrid.

El Kashima Antlers es el actual campeón de la J-League, la liga nacional japonesa, y la consecución del campeonato doméstico -el octavo de la entidad, la más laureada del país- le otorgaba el derecho a participar en el Mundial de Clubes como representante de la nación anfitriona. En el torneo que reúne a los campeones de las grandes confederaciones futbolísticas continentales, los nipones derrotaron en octavos de final al Auckland City de Nueva Zelanda (1-2); en cuartos de final, al Mamelodi Sundowns sudafricano (0-2); y en semifinales, al Atlético Nacional colombiano (0-3). Este último triunfo le convirtió en el primer equipo asiático en alcanzar una final de un Mundialito.

El japonés Masatada Ishii es el primer técnico no brasileño del Kashima desde que en 1991 el histórico futbolista brasileño Artur Antunes Coimbra ‘Zico’ tomase las riendas de un equipo que acababa de iniciar su profesionalización, junto con el resto de entidades futbolísticas niponas. Desde entonces, el cuadro nipón se ha convertido en el mejor club del país y ha hecho del estilo de la Canarinha -posesión del balón, búsqueda siempre de la portería rival- su seña de identidad. Ante el Real Madrid los jugadores de Ishii han completado un cuarto de siglo en continuo ascenso.

Estatua que homenajea a Zico frente al Kashima Stadium.

Estatua que homenajea a Zico frente al Kashima Stadium.

Japón, tras los pasos del Kashima

Fue precisamente a principios de la década de 1990 cuando el fútbol comenzó a asentarse entre la población japonesa, hasta entonces más inclinada a deportes como el béisbol o el tenis de mesa. A ello contribuyeron los primeros triunfos de los equipos nacionales en la Liga de Campeones de Asia, a finales de los años ochenta, la creación de la liga profesional de fútbol, en 1992, y el éxito de la serie de animación Oliver y Benji en la televisión japonesa, que relacionaba por primera vez al deporte rey y la famosa tradición artística local, el manga.

La selección japonesa, que hasta la fecha solamente había cosechado una medalla de bronce en competición internacional -los Juegos Olímpicos de México, en 1968-, se proclamó campeona de Asia en 1992, y en ese momento comenzó su despegue. Encadenó cinco clasificaciones consecutivas para la Copa del Mundo (1998, 2002, 2006, 2010 y 2014) y volvió a alzarse en tres ocasiones con el título continental (2000, 2004 y 2011).

El siguiente vídeo corresponde a una de las mejores actuaciones japonesas en un Mundial de fútbol, en concreto, la victoria por 3-1 de los nipones ante Dinamarca en Sudáfrica 2010.

Bajo la dirección del seleccionador Alberto Zaccheroni, entre 2011 y 2014, Japón adquirió una entidad de primer nivel en Asia, con una generación de jóvenes talentos en auge y una táctica fundamentada en el juego creativo y de combinación. En el último Mundial, alcanzaron los octavos de final, su mejor registro en una competición de este nivel.

El jugador del Kashima Shoma Doi conduce el balón en presencia de Dani Carvajal durante la final del Mundial de Clubes

El jugador del Kashima Shoma Doi conduce el balón en presencia de Dani Carvajal durante la final del Mundial de Clubes

El Mundial de Clubes que acaba de concluir refrenda que Japón es hoy un país entregado al fútbol. Sin embargo, la pasión nipona por el fútbol trasciende las visitas esporádicas de equipos de la talla del Real Madrid o el FC Barcelona, ya que escuadras como el Kashima Antlers y actuaciones como la suya de este domingo ante el campeón de Europa han engrandecido el potencial del deporte rey en el Imperio del sol naciente.

 

Sobre el autor

Periodista. Cursando el Máster en Periodismo Transmedia UNED-Agencia EFE. Antes he trabajado en Heraldo de Aragón y heraldo.es.

1 comentario

  1. Periodismo Multimedia de Agencia dice:

    Excelente trabajo Fran. Y perfectas tanto las fotos como el contenido multimedia

     

Deja un comentario

También te podría interesar...

Fuente: AP

Derogan una ley que permitía bodas entre violadores y víctimas en el Líbano

Abrir artículo →