Cargando...
Estás en:  Portada  >  América  >  Artículo

EE.UU. ejecuta a un preso con una inyección letal nunca antes usada

Por   /   Domingo, 19 | enero | 2014  /   No hay comentarios

SQ_Lethal_Injection_Room

Las cárceles estadounidenses cada vez tienen más problemas para encontrar los barbitúricos de las inyecciones letales.

El preso estadounidense Dennis McGuire fue ejecutado el pasado jueves en la cárcel Lucasvill, en el estado de Ohio, con una inyección letal que contenía una combinación de dos fármacos nunca antes usada y que le provocó convulsiones y jadeos durante más de diez minutos antes de morir.

McGuire, condenado a muerte en 1994 por violar y degollar a una joven de 22 años embarazada en 1989, estuvo vivo durante 24 minutos desde que se le aplicó la inyección hasta que fue declarado como fallecido, según relatan los medios que presenciaron la ejecución, la agencia AP y el periódico local Columbus Dispatch. Es uno de los ajusticiamientos más largos que se recuerdan en Ohio desde que se restauró la pena capital, en 1999. La razón de ello, según los abogados del reo, podría ser la insólita combinación de medicamentos utilizada en la inyección letal, por lo que la familia estudia demandar al estado.

Los letrados de McGuire, que calificaron la ejecución como “un experimento fallido y atroz” del gobierno de Ohio, trataron de impedir la ejecución hasta el último momento, alegando que la muerte de su cliente sería anticonstitucional, porque iría acompañada de dolor, algo en lo que el ejecutivo estatal no coincidía. Los abogados pronosticaron que esta inyección provocaría complicaciones respiratorias a McGuire, quien sufría apnea del sueño y, aún consciente, notaría cómo se ahogaba antes de morir. En las crónicas de la ejecución, se explicó que, unos cuatro minutos después de la inyección, McGuire empezó a jadear, luchando por respirar, y a emitir sonidos de asfixia, mientras apretaba su puño izquierdo, durante al menos diez minutos, tras los cuales cesaron sus movimientos, pero siguió vivo unos minutos más, hasta que finalmente se declaró su muerte.

CAPITAL_PUNISHMENT_US_STATES

En rojo, los 32 estados de EE.UU. donde se aplica la pena capital.

Ohio agotó sus existencias con las inyecciones convencionales (con el barbitúrico pentobarbital) en septiembre, como ya había sucedido antes a la mayoría de los 32 estados que aplican la pena capital en Estados Unidos, lo que ha obligado a las autoridades penitenciarias a experimentar con nuevas combinaciones. La de McGuire fue la primera ejecución que se realizaba en el estado desde entonces y la mezcla que se le administró (midazolam, un sedante, e hidromorfona, un analgésico derivado de la morfina que se utilizó para detener su respiración) se empleaba por primera vez como inyección letal.

En Estados Unidos se utilizó durante años una combinación estándar de tres medicamentos para la inyección letal: un anestésico o barbitúrico (habitualmente pentotal sódico o pentorbital en su defecto), un agente paralizante (bromuro de pancuronio) y otro para parar el corazón (cloruro de potasio). No obstante, en los últimos años se ha complicado el acceso a los ingredientes clave de la inyección, los barbitúricos. En 2011, la empresa que proporcionaba el pentotal sódico, que entonces era utilizado por todos los estados donde la pena capital era legal, la estadounidense Hospira Inc., dejó de fabricar este fármaco. Las cárceles miraron entonces a Europa como alternativa para conseguir barbitúricos, pero las farmacéuticas europeas, principalmente el laboratorio danés Lundbeck LLC, que fabrica el pentobarbital, se negaron pronto a venderlo para los fines requeridos, ya que la Unión Europea se opone a la pena capital.

 En el siguiente enlace se puede ver un vídeo de AP sobre la ejecución.

 

Deja un comentario

  • Aquí se habla de…

  • Marcando el tiempo…

    junio 2018
    L M X J V S D
    « feb    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  

  • Nos interesa tu opinión…

También te podría interesar...

accidente_caravana_maruichuy_bcs_0

La candidata presidencial indígena de México sufre un accidente de tráfico

Abrir artículo →