Cargando...
Estás en:  Portada  >  Opinión  >  Artículo

¿Bienvenido, Mr. ‘Populista’?

Por   /   Viernes, 24 | enero | 2014  /   No hay comentarios

El pasado 1 de enero finalizaron las trabas para emplear a búlgaros y rumanos que mantenían nueve países desde la entrada de Sofía y Bucarest en la UE. Transcurrido el periodo transitorio de siete años para implantar su libre circulación por todo el territorio de la Unión Europea (UE), Londres ya ha anunciado nuevas restricciones como las ayudas a la vivienda, para frenar un mayor número previsto de inmigrantes procedentes de Bulgaria y Rumanía.

Hague

Es decir, mientras los ciudadanos de los dos países más pobres de la Unión ejercen su derecho a la libre circulación en el resto de Estados miembros, algunos de sus socios tratan de impedirles el acceso a otros derechos. El Gobierno de David Cameron ha explicado que su fin es que “los inmigrantes no se aprovechen de los beneficios del sistema británico” y “garantizar que hacen todo lo que está en su mano para encontrar un trabajo”.

A los británicos les preocupa una nueva oleada del Este, pero a otros Gobiernos también. Según Iain Duncan, secretario de Estado de Trabajo y Pensiones del Reino Unido, Londres trabajará con ellos “para asegurar la protección del sistema de beneficios en su integridad”. El pánico por la supuesta invasión de rumanos y búlgaros tras la apertura de las fronteras se ha extendido a otros países como Alemania. Los democristianos de Baviera (CSU) —el partido hermano de la CDU de la canciller Angela Merkel que gobierna en ese Estado— proponen normas que limitan los beneficios de futuros inmigrantes, similares a las del Gobierno británico.

¿De qué les sirve, entonces, la libre circulación de la UE? Tal principio contempla el derecho de los ciudadanos a “recibir el mismo trato que los ciudadanos de ese país en lo que respecta al acceso al empleo, las condiciones de trabajo y las ventajas sociales y fiscales”. ¿Qué sentido toma, entonces, ante la restricción del acceso al sistema social a ciudadanos de determinados socios?

La crisis en Europa ha golpeado al Estado del Bienestar, a los servicios públicos de Sanidad, Educación y pensiones. Pero no por esta razón Bruselas debe mirar hacia otro lado. Ante las elecciones al Parlamento Europeo del próximo mes de mayo, la Comisión deberá esforzarse por evitar otro golpe a la clase de tropa, un nuevo mazazo orquestado por los populismos xenófobos.

 

Deja un comentario

También te podría interesar...

052-el-nacionalismo

Cómo triunfa el nacionalismo en la Europa del siglo XXI

Abrir artículo →