Cargando...
Estás en:  Portada  >  Asia y Oceania  >  Artículo

Pakistán responde a la India con el lanzamiento de un nuevo misil nuclear

Por   /   Martes, 10 | enero | 2017  /   1 comentario

La tensión entre Pakistán y la India se incrementa de nuevo después de que el Gobierno de Islamabad comunicase el pasado lunes el éxito de la prueba de un misil Babur 3, con capacidad nuclear. El general Asif Ghafoor, representante de la Oficina de Comunicación del Ejército paquistaní, fue el encargado de anunciar el resultado del ensayo, ejecutado desde una base submarina en el océano Índico y realizado tras el lanzamiento a finales de 2016 del proyectil balístico hindú Agni V. El episodio de esta semana es el último de la carrera armamentística que ambos Estados mantienen desde 1947 y se enmarca dentro de la crisis que atraviesan por los sucesivos ataques y atentados perpetrados en la región fronteriza de Cachemira.

“[El misil Babur 3] proporciona la capacidad de responder a un ataque nuclear, lo cual representa un logro científico y es una manifestación de la estrategia mesurada de Pakistán ante las actitudes adoptadas en el vecindario del país. Es un paso adelante en el refuerzo de la política de disuasión mínima”, reza el comunicado del Ejército paquistaní.

El primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, se hizo igualmente eco del éxito militar, al cual calificó de “muestra del progreso tecnológico de autosuficiencia” de su país, que, según declaró, “siempre mantiene una política de coexistencia pacífica”, en referencia al clima hostil que caracteriza la relación entre Islamabad y Nueva Delhi. Precisamente, el pasado 26 de diciembre el gobierno de la India confirmó la puesta a punto del Agni V, un cohete con un alcance de 5.000 kilómetros que aumenta el potencial nuclear de la península del Indostán.

El misil Agni V es exhibido durante el desfile militar de la fiesta nacional india, en enero de 2013

El misil Agni V es exhibido durante el desfile militar de la fiesta nacional india, el 26 de enero de 2013

Desde su independencia, a finales de los años cuarenta, paquistaníes e hindúes se han enfrentado en tres conflictos bélicos de gran envergadura, siempre bajo un común denominador: Cachemira. La región, dividida en dos mitades bajo dominio de Pakistán y la India, aunque de población mayoritariamente musulmana -religión oficial del Estado paquistaní-, ha sido escenario en los últimos meses de la mayor escalada de violencia desatada en la última década entre los dos enemigos históricos.

Cachemira, en el punto de mira

En julio del pasado año, la India impuso un toque de queda en la Cachemira que controla, lo que causó multitud de manifestaciones que desembocaron en la muerte de 23 civiles a manos de la policía india. En septiembre, 19 soldados hindúes fueron asesinados en un atentado contra la base militar de Uri, en el lado hindú. El acto fue atribuido a grupos terroristas locales de signo musulmán, cuya presencia ha sido constante en la zona desde 1989 y constituye un argumento utilizado por Nueva Delhi para deslegitimizar las reivindicaciones paquistaníes de soberanía sobre la totalidad de la región. Miembros del Ejecutivo indio, presidido por Narendra Modi, han llegado a acusar a Islamabad de “Estado terrorista” o de “exportar y dar refugio” al terrorismo islámico.

Mapa que muestra la repartición de Cachemira entre Pakistán y la India

Mapa de la repartición de Cachemira entre Pakistán y la India

Aunque ambos gobiernos siempre han rechazado el diálogo internacional para dirimir el futuro de Cachemira y han afirmado que es un problema bilateral, los dos países han desplegado un total de medio millón de efectivos militares por los casi 5.000 kilómetros que separan los dos países desde el último conflicto, en 1972. Los ataques recíprocos con víctimas mortales son frecuentes entre ambas fuerzas. El pasado mes de noviembre, nueve civiles y diez militares paquistaníes murieron como respuesta de la India por el asesinato de tres soldados hindúes en la frontera.

La incógnita Trump

La participación de Estados Unidos en el enfrentamiento entre Pakistán y la India, hasta ahora basada en el equilibrio, podría cambiar en función del posicionamiento de Donald Trump respecto al conflicto. El presidente electo manifestó en 2011 que los paquistaníes “no son nuestros amigos”, y cuenta en sus filas con un defensor de la causa hindú como es su vicepresidente, Mike Pence.

Sin embargo, su conversación telefónica con el líder paquistaní el pasado 30 de noviembre (“muy productiva”, según el equipo de Trump) y su defensa del proteccionismo frente a las inversiones asiáticas, incluyendo la tecnología india, siembran dudas sobre qué partido tomará el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

 

Sobre el autor

Periodista. Cursando el Máster en Periodismo Transmedia UNED-Agencia EFE. Antes he trabajado en Heraldo de Aragón y heraldo.es.

1 comentario

  1. Periodismo Multimedia de Agencia dice:

    Gran artículo Francisco. Muy completo y bien documentado.

     

Deja un comentario

  • Aquí se habla de…

  • Marcando el tiempo…

    agosto 2018
    L M X J V S D
    « feb    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  

  • Nos interesa tu opinión…

También te podría interesar...

seísmo Taiwán

Taiwán, 10 días después del terremoto

Abrir artículo →