Cargando...
Estás en:  Portada  >  Opinión  >  Artículo

Río de Janeiro, ciudad de desigualdades

Por   /   Viernes, 10 | enero | 2014  /   No hay comentarios

Los habitantes de Río de Janeiro llaman el lugar donde viven ” A Cidade Maravilhosa ” y tienen razón, es espectacular, pero también es una ciudad llena de contrastes, que muchos de ellos son desigualdades entre personas. El salario mínimo es de 700 reales (unos 230 euros) y este salario es el que tiene mucha gente. Para poner algunos ejemplos: los cobradores del autobús (sí, en Río hay, además del conductor, una persona encargada de cobrar el billete a los usuarios), la persona encargada de apretar el botón en el ascensor a aeropuertos, universidades o edificios oficiales, los porteros de los edificios de las zonas más caras de la ciudad…

1326987526_0

Mientras tanto, un apartamento pequeño, muy pequeño, en Copacabana o Ipanema, dos de los barrios donde se concentra el turismo, no baja de 2000 reais (unos 700 euros).

La conclusión es clara: estas personas que ganan el salario mínimo interprofesional estipulado en Brasil han de vivir, sí o sí, en las favelas o en las barriadas de la zona Norte, muy lejos del centro y mal comunicadas.

Muchas favelas se encuentran a un paso de los barrios más ricos y eso hace que la mezcla de pobres y ricos se haya convertido en la normalidad.

Aquí las diferencias entre la gente formada en la universidad y los que no tienen ningún título de nada es muy, muy, muy grande. Comparado con Europa es impresionante . Yo, como periodista recién salido de la facultad, en caso de que tuviera trabajo en Barcelona (mucho suponer), no tendría un sueldo muy diferente al de un cajero del Mercadona ni al de un camarero. Rondaría los 1000 euros y debería estar muy satisfecho.

Esta situación de España es claramente injusta, pero la de Brasil lo es aún más. Más que injusta, indigna. Me parece un insulto que alguien me esté sirviendo una cena que vale 100 reais ( unos 30 euros ) y que él o ella en cobre 700 al mes. Y que, encima, tenga que poner buena cara y darme las gracias.

Por aquí los brasileños con los que he hablado sobre el tema dicen cosas así: “claro, pero piensa que no tiene ninguna formación, tampoco está tan mal. Como mínimo, tiene un sueldo”. Sí, tiene un sueldo. Un sueldo para vivir en condiciones lamentables en una ciudad que tiene algunos barrios donde el m2 es más caro que en Manhattan, a causa de una burbuja inmobiliaria similar a la que llevó al fracaso económico a España.

Esta es la clase media de Brasil. Esta clase media que Lula reivindicó tanto y que Dilma sigue llevando como bandera. Y seguramente ganará las elecciones de nuevo con esta bandera. Ordem e progreso.

Seguro que este país ha mejorado mucho en la última década. Yo no estaba hace diez años y no soy quién para juzgarlo. Acabo de aterrizar. Los propios brasileños dicen que sí, que ahora están mucho mejor que antes . Pero esta clase media es un engaño. Es un engaño a sí mismos y a todo el mundo.

 

Sobre el autor

Graduado en Periodismo por la Universitat Pompeu i Fabra

Barcelona, 1991. Graduado en Periodismo por la Universitat Pompeu Fabra. Estudios en Ciencias Políticas en la misma universidad. Trabajó como reportero ENG en los servicios informativos de TV3 durante el verano de 2012. Posteriormente se incorporó a la delegación de la Agencia EFE de Barcelona como redactor de televisión, donde estuvo 9 meses, gracias a una beca de La Caixa. Actualmente trabaja en la corresponsalía de EFE en Río de Janeiro y estudia el máster en Periodismo Internacional a través de la UNED. Actualiza su propio blog, aitoralvarez.com, en el que escribe, fundamentalmente, sobre su trabajo como periodista en Brasil. Muy activo en Twitter, en @aitor_alvarez

Deja un comentario

  • Aquí se habla de…

  • Marcando el tiempo…

    mayo 2018
    L M X J V S D
    « feb    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  

  • Nos interesa tu opinión…

También te podría interesar...

052-el-nacionalismo

Cómo triunfa el nacionalismo en la Europa del siglo XXI

Abrir artículo →