Cargando...
Estás en:  Portada  >  Europa  >  Artículo

170 libras mensuales: el precio por estar guapa en Reino Unido

Por   /   Domingo, 7 | febrero | 2016  /   No hay comentarios

La población británica gasta en cosméticos y tratamientos estéticos hasta tres veces más que en otros lugares del mundo. Las adolescentes empiezan a una edad muy temprana a comprar artículos de belleza. Este sector produce 300 millones de beneficios anuales y emplea a un millón de personas.

Mánchester (Inglaterra)

Una inglesa se somete a un tratamiento estético. Imagen: Virginia Ruiz.

A lo largo de su vida, una mujer británica habrá gastado -de promedio- 140.000 libras (182.000 euros) en todo tipo de productos y tratamientos para cuidar su rostro, cabello y cuerpo, según un estudio realizado por hairtrade.com a finales del año 2014. Las féminas de este territorio no sólo van al gimnasio, consumen maquillaje y otros productos cosméticos a los que estamos acostumbrados en los países mediterráneos. Además, muchas de ellas optan por llevar uñas de porcelana, tatuarse las cejas, utilizar implantes en las pestañas, recurrir al bronceado artificial, a las extensiones de pelo y a las pelucas -muy populares entre la población británica de color-. En total, llegan a pagar mensualmente 170 libras por mejorar su apariencia.

“Creo que algunas personas en Reino Unido son bastante materialistas, ya que su objetivo principal es la apariencia y gastar mucho dinero en cosméticos y otros tratamientos estéticos”, considera Tereza Novotná, manager en una tienda belleza y estética. Las adolescentes comienzan a una edad muy temprana –los once o doce años- a comprar productos de este tipo. Son nuevos clientes y la industria debe de cuidar a estas chicas para que sigan pagando por los artículos de su marca en el futuro. “Es muy frecuente observar a niñas de diez años que gastan enormes cantidades de dinero en maquillaje”, añade Novotná.

Los expertos aseguran que este auge de lo bello puede ser –en gran parte- por la influencia de las celebrities o youtubers en la vida cotidiana.

“Reino Unido es extensamente conocido en el mundo por sus tratamientos de belleza. Muchas de esas tendencias empiezan aquí y tienen su origen en famosas, youtubers, anuncios publicitarios o revistas… Quizá esas tendencias no tengan tanta fuerza en otros territorios, pero aquí producen un feedback directo en la población”, apunta Rebecca Barry, estudiante de maquillaje profesional.

Un labial de esta marca vale 20 euros.

Un labial de esta marca vale 20 euros.

Existen cosméticos y tratamiento estéticos de diversos precios, para que puedan ser adaptados a públicos con diferente poder adquisitivo. Pero por lo general, aquellas amantes de la belleza suelen recurrir a artículos de costes más elevados porque los resultados -según dicen- son mejores. “No considero que los cosméticos tengan precios caros, ya que hay productos para cada tipo de público, pero la calidad se paga”, defiende Barry. Un ejemplo es la línea de cosméticos MAC -una de las más populares en el Reino Unido-, que vende sus pintalabios a 15,50 libras (20 euros) y las sombras de ojos a 13 libras (17 euros) la unidad.

Entre las amantes del culto al físico, una parte de su salario va dirigido -cada mes- a la compra de nuevos productos y tratamientos habituales. Laura Khran cursa su último año de instituto, al tiempo que trabaja como dependienta para poder pagar todos sus caprichos.

“Gano 250 libras mensuales y, de éstas, gasto 80 o 100 en belleza. Todos los meses tengo que comprar algo nuevo para probarlo. Eso me hace sentirme mejor conmigo misma, ganar confianza y ser más feliz, por eso lo compro”, dice la joven.

Muchas chicas optan por ir al gimnasio y el número de clases personalizadas está en aumento. “En los últimos cuatro años ha crecido considerablemente el número de chicas jóvenes y señoras que vienen al gimnasio para tener una mejor silueta y estar más guapas. No sólo quieren estar en forma, desean mejorar su aspecto físico”, comenta Tristán, entrenador personal. El cuidado de la imagen física ha ganado peso en los últimos años en Reino Unido. Esta industria genera 300 millones de libras en beneficios y las cifras, lejos de estancarse, tienen previsto aumentar un 16% a lo largo del presente año.

En primera persona

“Tengo extrema obsesión con el maquillaje y con obtener la máxima belleza”

Asma Blurgh es una joven musulmana de 21 años que vive desde hace once en Reino Unido. Su cuenta de Instagram tiene más de 3.500 seguidores. Allí suele publicar imágenes sobre sus maquillajes y lo que estos significan para ella.

Pregunta: ¿Cuándo empezó a interesarse por el maquillaje?
Respuesta: Creo que fue a la edad de nueve años cuando iba al colegio. Tenía problemas en la piel, así que un día me compré una base de maquillaje y fue mágico.
P: ¿Qué es la belleza para usted?
R: Supone la creación de arte, mejora tu paciencia y también es terapéutico.
P: ¿Tiene el maquillaje algún límite para usted?
R: Ninguno. No hay límites en absoluto.
P: ¿Cuánto dinero gasta mensualmente en artículos de belleza?
R. Estoy tratando de controlarme, pero creo más de 200 libras.
P: ¿Considera que puede tener una obsesión con su aspecto físico?
R: Tengo extrema obsesión con el maquillaje y con obtener la máxima belleza. Pienso que siempre debo comprar los últimos productos y probar las nuevas tendencias.
P: ¿Cuál es su rutina diaria de belleza?
R: Tardo una hora en contornear mi cara, maquillar mis cejas, ojos y labios y poner mis pestañas postizas.
P: ¿Qué siente cuando ha terminado?
R: Me siento increíble cuando he terminado, eso sólo me aporta felicidad y bien.

 

Deja un comentario

También te podría interesar...

luis-guindos-1-1014x553

El Parlamento Europeo descarta a De Guindos y apuesta por el candidato irlandés para el BCE

Abrir artículo →